Si tu mundo no cambia... ¡Cambia de mundo!

Albert Einstein decía que si buscamos resultados distintos debíamos dejar de hacer siempre lo mismo

Por Yazmín Alessandrini

Decía el gran Albert Einstein que si buscamos resultados distintos debíamos dejar de hacer siempre lo mismo. Y sí, el ser humano, lamentablemente, transcurre la mayor parte de su vida cometiendo una y otra vez los mismos errores esperando resultados diferentes en las distintas aristas que componen su vida: su familia, su trabajo, su existencia misma…

Tienes un trabajo donde eres olímpicamente infeliz. Ganas muy poco, el dinero que te pagan ahí prácticamente no te alcanza para nada; tu jefe te trata con la punta del pie y, además de todo, por ningún lado ves oportunidad de crecimiento alguno. Sin embargo, de lunes a viernes (incluso los sábados) muy puntual asistes a trabajar y bajo ninguna circunstancia supones que tu vida laboral podría ser mejor. Sabes bien que esto se puede solucionar simplemente saliendo a buscar otro trabajo, pero por alguna razón no lo haces y permaneces ahí por años. ¡Vaya mediocridad!

Y éste es sólo un ejemplo de muchos que puedo utilizar para aterrizar la triste condición humana que provoca que muchos vivamos infelices todo el tiempo, incapaces de salir a buscar alternativas que nos permitan sentirnos mejor en todo sentido. Y es que, ya sea por miedo o por conformismo, millones se quedan postrados en su realidad (triste realidad, por cierto) aún sabiendo que con muy poco esfuerzo pueden cambiar radicalmente su situación.

Por lo tanto, toda esta mediocridad y conformismo, sí, ¡acéptenlo!, tiene que ver con la autoestima. Y tiene que ver absolutamente porque ni una sola persona en este universo con cinco gramos de amor propio permite bajo ningún motivo que cualquier circunstancia que le incomode permanezca por un prolongado lapso de tiempo en su vida y eso se logra únicamente desarrollando una personalidad totalmente echada para adelante, atrevida y temeraria. Si algo en tu vida no te gusta, ¡cámbialo! y si no puedes cambiarlo pues entonces cambia de vida, pero no permitas que aquellos que se conforman con la pasividad en sus existencias te contagien.

Un poco de esfuerzo combinado con una actitud positiva siempre te va a permitir establecer cambios de todo tipo en tu vida. Permitir que pasen los días involucrado en dinámicas improductivas sólo provoca, incluso sin darte cuenta, que tus proyectos fracasen y que tu cotidianidad se empantane.

Por eso es vital siempre procurar tener un poco de visión y planeación sobre los acontecimientos que generamos a través de nuestras acciones. Todo esfuerzo, por muy pequeño que parezca, nos tiene que conducir a un objetivo y también debemos dejar de hacer por hacer, porque si estamos involucrados en dinámicas intrascendentes al final del día nuestra vida también se vuelve intrascendente. Y lo mismo pasa cuando en nuestras relaciones de pareja nos permitimos estar al lado de alguien que no tiene definido su rumbo personal y profesional, porque esa pasividad y/o desidia ante situaciones o circunstancias en las que debería involucrar todos sus esfuerzos para revertirlas para transformarlas en algo productivo y positivo son contagiosas y cuando menos te des cuenta estarás actuando bajo la terrible ley del menor esfuerzo.

Así que, si no estás conforme con un mundo haz un esfuerzo por cambiarlo. Y si no logras que esto suceda, no te estreses, cambia de mundo, pero no te vuelvas como los demás.

 

TE RECOMENDAMOS:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo