No dejes que te alcance la depresión navideña

Nuestro columnista Helios Herrera tiene 10 consejos que son antídoto contra la tristeza de fin de año

Por Helios Herrera

Jingle bells, jingle bells, jingle all the way…” Efectivamente, el sonido de las campanas ya está resonando en nuestros oídos y es que la Navidad está a la vuelta de la esquina. Esta época es considerada para la mayoría de las personas como la más feliz del año, y cómo no serlo entre tantas luces, abrazos, comida y regalos; difícilmente no se puede evitar sentir alegría. 

Pero todo en esta vida tiene un lado A y uno B, y es así que, a pesar de envolvernos en la magia de este periodo, también hay personas que se estresan por no tener el regalo perfecto, por querer que todo salga bien en las fiestas, por gastar de más del presupuesto pensado. Además, personas que se ponen de malas por el tráfico, los estacionamientos llenos o simplemente porque no les dieron el regalo que ellos deseaban. Pues bien, la Depresión Navideña o también conocida como trastorno afectivo estacional, incrementa en un 40% en los últimos meses del año. Está considerada como un síntoma característico de baja del estado de ánimo durante la época de fin de año, que puede ser superada en el año nuevo. 

Estudios alrededor del mundo, sobre todo en países con inviernos prolongado e intensos, comentan que está directamente relacionado con la disminución de la luz solar durante el invierno, lo que se conoce como desorden afectivo de temporada. Y a pesar de que en nuestro país no tenemos los inviernos más extremos, los días cortos de invierno contribuyen a que la personas se sienta desanimadas.

Este trastorno no discrimina edades y puede afectar tanto a adultos, como a adolescentes y niños; y es padecido por 6% de la población mundial. Según especialistas de la salud mental, la depresión en esta temporada del año ocurre específicamente por no saber cómo expresar afecto. En algunos casos puede ser porque las personas tuvieron en su infancia malas experiencias antes y/o durante las fiestas y probablemente estarán predispuestos a pasarla mal.

Otra de las razones es que los recuerdos de navidades y años nuevos anteriores se apoderan de nuestra mente, recuerdos que fueron muy dolorosos para nosotros o el sentimiento de pérdida que se refiere a la muerte de seres queridos, las pérdidas materiales o emocionales y la necesidad de querer regresar al pasado que creemos era mejor. 

¿Conoces a alguien o te ha pasado que al final del año sólo te enfocas en evaluar aquello que no lograste concretar? Cuando únicamente vemos los fracasos y no aquellos logros, por más pequeños que fueran, indiscutiblemente nos está alcanzando ésta depresión. 

En resumen, podemos describir que algunos de sus síntomas son: Tristeza y melancolía al llegar la Navidad, nostalgia exagerada, frustración al no contar con lo que supuestamente otros sí tienen. Además de aislamiento, amargura, apatía y negatividad; es decir los típicos Grinch.

10 puntos antitristeza

A continuación, te dejo diez puntos para sobrellevar estas fechas de la mejor manera y evitar caer en una depresión navideña. 

1- Expresa tus emociones y di todo lo que sientes, la escucha puede ser de mucha ayuda. 

2- Rodéate de personas positivas.

3- Evita situaciones conflictivas o de estrés que pueda influir en tu estado actual.

4- Realiza actividades que te hagan estar el mayor tiempo al aire libre o expuesto a la luz solar. 

5- Realiza actividad física, pon tu cuerpo en movimiento y tú mente se relajará. 

6- Duerme las horas necesarias y no horas de más.

7. Socializa, busca conocer gente nueva. Con tantas fiestas y reuniones siempre es posible. 

8. Busca actividades que tengan sentido y sean benéficas no sólo para ti sino para otros, es decir, da la mano a quien lo necesita más que tú. 

9. Agradece todo lo que tienes y valora aquello que lograste con tu esfuerzo. 

10. No pienses mucho en las fiestas pasadas, concéntrate en el presente y en la oportunidad que tienes de construir tu futuro. 

Te invito a cerrar con broche de oro el año, recuerda que sólo de ti depende. 

Piensa, reflexiona y actúa.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo