36 días al año

El 2017 ha llegado y hoy quiero compartirte un sencillo método para ponerle sazón a cada una de las 365 nuevas hojas que tienes por escribir: Vive tus días con enfoque y pasión.

Por Helios Herrera

Vivir todos los días con el mismo nivel de entusiasmo, enfoque, pasión, alegría y energía; podría parecer una propuesta maniática y fuera de contexto objetivo.

Pensar que realmente puedes vivir el día de hoy con la misma intensidad que con la que viviste el día de tu boda, tu examen profesional, el nacimiento de tu hijo o la pérdida de un familiar; es pretender exigirnos mucho.

Aun cuando en efecto, hoy es el único día de tu vida, es el único que verdaderamente importa porque es el único que tienes, pretender que todos los días de tu vida han sido “el mejor día de tu vida” sería un error. 

El día de hoy cierras un volumen más del libro de tu vida. Cuando comenzaste este libro todo era tuyo, te lo puso Dios (el Dios en el que tú creas) en las manos y podías hacer con él lo que quisieras: Un poema, una pesadilla, una blasfemia, un sistema, una oración… Podías, hoy ya no puedes porque ya no es tuyo actualmente; lo que ya no escribiste ahora es de Dios y de tu pasado.

Este último día del año, toma tu libro y hojéalo despacio, deja pasar sus páginas por tus manos y por tu conciencia. Date el gusto de verte a ti mismo, lee todo, repite aquellas páginas de tu vida en las que diste lo mejor de ti, pusiste tu mejor estilo y se convirtieron en los grandes momentos del año. No olvides que uno de tus mejores maestros eres tú mismo.

Lee también aquellas páginas que nunca quisieras haber escrito, y no intentes arrancarlas, es inútil porque ya lo escribiste. Ten valor para leerlas son tuyas, y lo que sí puedes hacer es aprender de ellas. No puedes arrancarlas, pero cuando escribas las siguientes páginas del libro de la vida que el 2017 te entrega en unas horas, hazlo sin aquellas tachaduras que no sumaron a tu vida y así evitarás que estas páginas pasen desapercibidas cuando se te lea este libro en tu último día.

Cuando revises tu libro, te darás cuenta que efectivamente no todos los días fueron los mejores, es más quizá fueron un porcentaje muy bajo y muchas de las 365 hojas de tu libro no se pintaron de algún color en especial; ya sea por la rutina diaria en la que nos envolvemos o por la apatía y desvalorización de la oportunidad que tenemos cada nuevo amanecer.

El 2017 ha llegado y hoy quiero compartirte un sencillo método para ponerle sazón a cada una de las 365 nuevas hojas que tienes por escribir: Vive tus días con enfoque y pasión.

Imaginemos que nuestra meta tangible ahora que inicia el año, es vivir uno de cada diez días de manera significativa, con enfoque y pasión. Yo no sé realmente cuántos al final del año terminarían siendo “los mejores días del 2017”, pero sí te aseguro que ni el 10% de estos pasarían a ser “de los mejores de tu vida”.

Si con una meta tangible, objetiva y consciente no logramos significar ni 36 nuevos “mejores días de nuestra vida”, viviendo sin esta vaga consciencia; son miles los días que simplemente vivimos inmersos en la rutina y en la cotidianeidad; encontrando más días significativos en los que representan algo negativo o doloroso que en el contra balance de los positivos y agradables.

Te invito a que predetermines al menos, un objetivo pragmático: Incrementa los días que vives con enfoque y pasión y te aseguro que aumentarás la posibilidad de tener “el mejor día de tu vida” cada semana, cada mes cada año y cada vida.

Junto con mi más sincero deseo que este nuevo año encuentres lo que estás buscando, mejor aún, que te pongas a buscar algo y que lo encuentres; que para todo el año no te falten dosificaciones diarias de enfoque y pasión.

TE RECOMENDAMOS:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo