No se hagan bolas, fue el PRI-Gobierno

El país completo está hundido en una de las peores pesadillas sociales que se recuerden

No se hagan bolas, fue el PRI-Gobierno

Ayer se cumplió el día cuatro del mega gasolinazo y del enojo se pasó al caos y a la psicosis. El país completo está hundido en una de las peores pesadillas sociales que se recuerden.

En el pasado se regaron rumores para crear psicosis, como en la zona oriente del Valle de México en 2012 cuando cientos o miles de negocios cerraron ante el temor de que fueran atacados por comandos armados. Pero lo que hoy vive el país no tiene precedente, ni por su origen ni por sus saldos.

En este asunto del mega gasolinazo propinado a todos los mexicanos –porque al final el aumento de las gasolinas no sólo afecta a los propietarios de automóviles sino que incrementará los precios de muchos productos de consumo básico– algunas personas han emprendido una campaña para castigar por igual al gobierno y al PRI que al PAN o al PRD.

Aseguran que el mega gasolinazo es producto del Pacto por México, toda vez que entre sus más de 100 compromisos se destacaba la reforma energética, la cual liberaba el precio de las gasolinas y, por eso, el aumento de este año.

MENTIRA. El mismo Enrique Peña Nieto lo ha afirmado en los últimos meses, que este aumento en las gasolinas es producto de la reforma hacendaria –fiscal del IEPS que se cobra en las gasolinas– y de la Ley de Ingresos, aprobada en el Congreso por la mayoría del PRI y sus aliados, el PVEM y el Panal.

A diferencia de este mega gasolinazo, la reforma energética, que impulsó Vicente Fox y Felipe Calderón, buscaba que el excedente petrolero pudiera ser reinvertido en la misma modernización de Petróleos Mexicanos para hacerla más competitiva y eficiente. El PRI se negó a aprobarla durante 12 años.

Si algo tienen que agradecer en Acción Nacional es que el PRI-gobierno de Enrique Peña Nieto y su partido, el PRI, nos unen y fortalecen. Lo mismo que el presidente nacional, Ricardo Anaya, Margarita Zavala, Gustavo Madero, senadores, Roberto Gil Zuarth, Javier Lozano, el coordinador de los diputados federales, Marko Cortes, los gobernadores como Javier Corral, Francisco Garcia Cabeza de Vaca, entre otros. Todos defienden que la causa principal de los aumentos de las gasolinas es la reforma fiscal aprobada por el PRI y que el PAN rechazó.

En esta reforma, el PRI avaló que seis pesos de cada litro sean impuestos: dos de IVA y cuatro de IEPS (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios). Acción Nacional, de hecho, está proponiendo disminuir el IEPS en las gasolinas, pero el PRI-Gobierno no cede.

En específico, lo que propone el PAN es la reducción del 50% al IEPS y ajuste al gasto corriente de gobierno, en todos los estados y la federación. Un ejemplo de la voluntad política de Acción Nacional es el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, de estar dispuesto a que Chihuahua deje de percibir 2 mil millones de pesos, con lo que evitaría más alzas a los precios de bienes y servicios.

Pero esta voluntad política mostrada por el PAN se estrella con la postura del presidente Enrique Peña Nieto, quien ayer (después de disfrutar de vacaciones mientras el país se incendiaba) defendió el mega gasolinazo bajo el débil argumento de los precios internacionales de los combustibles y nos pide a todos los mexicanos que nos apretemos el cinturón y los altos sueldos así como privilegios de los altos funcionarios del Ejecutivo siguen intactos.

Ojalá y este argumento bastara para liberar los bloqueos y protestas en las diversas entidades, para frenar los saqueos en tiendas y gasolineras, para quitar el miedo y la psicosis en la población y en el sector empresarial que se atrinchera en sus casas o negocios ante el miedo de ser víctimas de la rapiña o para bajar el precio de tortillas, luz y otros servicios. Qué pena causa señor Presidente su reforma hacendaria (fiscal) y su defensa del IEPS, y qué vergüenza de los diputados del PRI que aprobaron una nueva afrenta al bolsillo de todos los mexicanos con su Ley de Ingresos y el aumento del precio de las gasolinas. Pobre México. Pobre país.

 

TE RECOMENDAMOS: