La Gasolina nos inunda

Un robo daña a mexicanos y mexicanas que nada tienen que ver con la gasolina, incluso con el gobierno o las decisiones que éste pueda tomar. Se trata de alzar la voz de manera inteligente

La Gasolina nos inunda

Para todos los que pensaron que el 2016 había sido un año malo, complicado, difícil, que gritaron a los cuatro vientos su final, este que estamos viviendo empezó con todo, el país vive una convulsión debido al anuncio del gobierno federal en donde nos plantó en la frente un inusitado aumento en la gasolina, la luz, el gas y con esto podemos predecir un aumento de todo, la cuesta de enero se volvió un muro, muro que muchos no podrán saltar.

México es un país en donde la solidaridad está comprobada, un país acostumbrado a manifestarse por años, a salir a las calles, a gritar, a pedir cuentas, a poner las cosas que no gustan o que resultan injustas en la cara de los presuntos culpables, de los responsables, y éste parece ser el caso, y digo parece porque si por años hemos hecho de estas prácticas una costumbre hoy la excepción rompe la regla, nada, absolutamente nada, justifica los saqueos, un robo no puede ser justificado con nada, un robo como los que hemos visto sólo le restan valor a lo que pudiera ser una manifestación popular real, un robo daña a mexicanos y mexicanas que nada tienen que ver con la gasolina, incluso con el gobierno o las decisiones que éste pueda tomar, se trata de alzar la voz de manera inteligente, pacífica sin que los que ya están pagando los platos rotos por los aumentos tengan ahora que sufrir porque cierren sus fuentes de trabajo por temor a ser saqueadas, creo que es la forma en que se puede perder más y hoy el panorama nos dice que no debemos perder de vista que el próximo 20 de enero la historia nos puede cambiar aún más, ese día toma el cargo como presidente de Estados Unidos de América Donald Trump el hombre que más nos ha amenazado como país en los últimos tiempos y del cual, sabemos, tendrá que cumplir promesa por promesa para avalar su elección y asegurar su continuidad en el cargo.

Será un año largo, lento, de los que hay que sobrevivir cada día, lo que es seguro es que lo que se ve no somos todos, lo que pasa hoy en las calles no corresponde a los mexicanos responsables, lo que se lee en las redes y se muestra en los medios al mundo no habla por todos los que habitamos a esta gran nación, México ha caminado siempre con la frente en alto, México se ha mostrado unido en las buenas, en las malas y en las peores, así que antes de actuar pensemos en no dañar, pensemos en todos no en unos, los aumentos ya están y es prácticamente imposible pensar en que se puedan revertir del todo, así que debemos vivir con ellos, seguro vendrán más y habrá que manifestarse siendo más inteligentes que los que nunca han planeado el futuro de este país, lo que es clave es el aprendizaje que estas acciones nos dejan, en la próxima elección no sabemos quién va a ganar pero sí por quién no debemos votar.

Saludos y una buena canción relaja el alma.