¿Para dónde vas a migrar?

Helios Herrera te invita a que identifiques de manera consciente en qué aspectos de tu vida debes migrar.

¿Para dónde vas a migrar?

Todos tenemos un punto de partida A y un punto de llegada B. El punto A digamos que es el lugar en donde estamos, con todo lo que somos, creemos y hacemos; el punto de llegada B lo podemos interpretar como aquellas metas a las que queremos llegar, las cuales, por supuesto requieren de cambios en nuestro pensar, actuar y sentir para su consecución. 

Seguramente has escuchado algo sobre las mariposas monarca. Aquellos pequeños, pero a la vez enormes insectos capaces de romper límites que parecerían anormales si los evaluamos superficialmente por su delicadeza y fragilidad. Sin embargo, más allá de esto las mariposas monarcas son únicas en cuanto a su fenómeno migratorio, ya que es el insecto que lleva a cabo la migración más extensa y en mayor número.

La definición textual que la Real Academia Española da sobre de la palabra migrar, indica que es: “Trasladarse desde el lugar en que se habita a otro diferente”. Efectivamente las mariposas monarca viajan desde Canadá hasta nuestro país; con el objetivo de encontrar un clima más templado, ya que de quedarse en su país de origen no sobrevivirían a los inviernos fríos y prolongados. Podemos entonces decir que las mariposas monarca también tienen un punto de partida A y un punto de llegada B; pero lo más importante, tiene un motivo real que las hace moverse y recorrer grandes distancias hacia su meta final.

Ahora bien, si trasladamos este fenómeno con el de nuestras vidas, yo te preguntaría ¿Cuál es tu punto A? ¿Cuál es tu punto B? ¿Qué te motiva a moverte del A al B? Y lo más importante ¿Quieres avanzar de un punto al otro?

Por supuesto que la mayoría de nosotros tenemos metas, objetivos, sueños que alcanzar; y más aún en un nuevo año que estamos arrancado. Pero déjame decirte, de nada servirá si no tienes antes que todo esto, la determinación por querer hacerlo.

El día de hoy más allá de reflexionar sobre esto, me gustaría invitarte a que identifiques de manera consciente en qué aspectos de tu vida debes migrar. Es decir, utilizar la palabra migración con un doble sentido, no forzosamente tener que moverte de tu país de origen a otro totalmente diferente; sino muy por el contrario, con todo lo que eres y en el lugar en el que estás, identificar qué cambios reales tanto actitudinales como conductuales debes hacer desde ya, para empezar a avanzar hacia aquello que tanto anhelas.

No importa en qué ámbito de tu vida sea, pero si quieres tener un adecuado ambiente laboral, te gustaría una mejor relación con tu pareja, siempre soñaste con tener buena salud, estás en desacuerdo con el gobierno de tu país, te encantaría estrenar un carro, y demás cuestiones que, aunque podría seguir numerando, tú eres el único que realmente las conoce; la respuesta está en ti. Quien tiene que migrar eres tú, y así como las mariposas al parecer podrían ser cuestionadas en lograr esos extensos traslados, tienes que identificar aquellas fortalezas y debilidades que te harán llegar a tu punto de partida B.

Hoy estás aquí, ¿mañana qué vas a hacer para llegar a otro lugar? Empieza con pequeños cambios que después serán transformadores. Cambia la comida chatarra por saludable, saluda al vecino que tanto te hace enojar, no te vayas de casa sin decir a tu pareja e hijos lo afortunado que eres en tenerlos, todo el trabajo que hagas hazlo de la mejor manera.

Que tengas un 2017 lleno de grandes migraciones que te encaminen hacia cualquiera que sea tu punto de llegada.

Piensa, reflexiona y actúa.

Helios Herrera.