Cuando el Karma acecha

Cuando se trata de relaciones de pareja, es muy común que hombres y mujeres opten por actuar bajo el reprochable principio de que tu mano izquierda no sepa lo que haga la derecha

Cuando el Karma acecha

Cuando se trata de relaciones de pareja en las que no están muy bien definidos y asentados conceptos como la fidelidad y la lealtad, es muy común que hombres y mujeres opten por actuar bajo el reprochable principio de que tu mano izquierda no sepa lo que haga la derecha, lo que al final del día provoca un severo e irreversible deterioro del vínculo emocional que pudiera existir entre los dos protagonistas ya sea de un noviazgo o un matrimonio.

Por eso es que, llegado el momento, cuando una dama o un caballero deciden trabar una relación comprometida y exclusiva con alguien lo primero que deben reflexionar es que siempre que uno tiene una pareja debe considerar que éstas siempre deben ser como una calle de doble sentido, de ida y vuelta, donde es sumamente importante, además de la comprensión, la reciprocidad, el respeto, la paciencia, los detalles, el compañerismo, la complicidad, la sensibilidad y el amor (¡obviamente!), actuar de manera congruente y no hacerle al otro lo que no quisiéramos que nos hicieran.

Y es que, en muchas ocasiones, a hombres y mujeres por igual, cuando su relación llega a un punto en el que todo se vuelve rutinario y monótono, se les hace fácil echarse una canita al aire e incluso tener una casa chica, creyendo que sólo basta con ser discret@s, precavid@s y cuidados@s para que todo marche sobre ruedas y puedan gozar al máximo de esa doble vida que han elegido ya sea de manera temporal o permanente.

Sin embargo, lo que much@s pasan por alto cuando echan a andar este tipo de dinámicas es que de alguna manera hay fuerzas convergiendo de manera negativa en torno a ellos para que el karma se encargue de revirar y magnificar todo aquello (sobre todo lo malo) que se le hace a los demás, principalmente a la pareja. Y aquí es donde se vuelve en un asunto de vital importancia entender y comprender que cuando nos involucramos en una sinergia cuyo eje rector es la traición y el engaño la retribución será catastrófica porque, al final del día, “al que hace mal, (muy) mal le va”.

Así las cosas, cuando uno tiene pareja (novi@ o espos@) siempre es recomendable tener una amplísima comunicación con respecto a todas las inquietudes, incomodidades e incertidumbres que puedan estar flotando en el entorno. Si en tu relación ha quedado poco espacio para las emociones fuertes o para implementar una que otra locura que te gustaría llevar a cabo, no salgas a buscar a alguien más para materializarla porque el desenlace podría ser terrible para ti y para tu relación. Lo mejor que puedes hacer es encontrar los conductos apropiados para fortalecer el vínculo emocional con tu pareja y comunicarle que hay muchas cosas que te gustaría hacer con él/ella: un viaje, una escapada de fin de semana a algún lugar seductor, una que otra locura en la intimidad (para revivir la llama de la pasión), inscribirse en el gimnasio para ir juntos a hacer ejercicio… el etcétera es larguísimo.

El asunto aquí es portarse bien con aquellas personas de las que sólo recibimos amor y atenciones porque, si en un momento dado tomamos la peligrosa decisión de pintarles el cuerno seguramente las consecuencias serán terribles para todos los involucrados. Porque es muy probable que la persona a la que engañemos nos pueda llegar a perdonar… ¡pero el karma no!

Y no olviden que todos los sábados los espero en punto de las 23:00 horas en su programa “Exclusivo Para Hombres”, que se transmite por Telefórmula (121 de Cablevisión y 121 de Sky).

 

TE RECOMENDAMOS: