Si los ciclos regresan

Cómo no recordar aquel fatídico 1994, cuando nuestro país sufrió una de las más severas crisis económicas que se tengan en mente, acompañadas de una dura devaluación del peso

Si los ciclos regresan

Cómo no recordar aquel fatídico 1994, cuando nuestro país sufrió una de las más severas crisis económicas que se tengan en mente, acompañadas de una dura devaluación del peso. En aquel entonces, el presidente saliente, Carlos Salinas de Gortari, para exonerar a su administración, bautizó la situación como “el error de diciembre”, tratando de hacer creer a los mexicanos que eran los errores en los primeros días de la entrante administración del presidente Ernesto Zedillo los culpables de la catástrofe en la que México quedaba hundido.

Bueno, desayunando con un gran amigo y alto ejecutivo de la industria de la música en nuestro país, me comentó que fue justo en esa época, y en los años 1994 y 1995, cuando de manera contradictoria se destaparon discos muy importantes para la música pop en español. Hablamos de materiales discográficos cuyas ventas, a pesar de la crisis económica, superaron el medio millón de unidades vendidas.

Así podemos recordar a Mónica Naranjo con su disco homónimo, que fue lanzado en México en agosto del 94 y vendió más de dos millones de copias y nos dio a escuchar canciones como El amor coloca, Óyeme y Sólo se vive una vez. A Fey, que se convirtió muy rápido en ídolo juvenil con su álbum Fey, que salió a la luz en junio de 1995 y que traía canciones como Media naranja y Gatos en el balcón con las cuales generó una verdadera locura tanto en venta de discos como de boletos para verla en concierto.

Cuando llegó el momento de presentarse en vivo, ya con plena crisis a cuestas, apareció el primer gran disco de Ricky Martin en septiembre de 1995 A medio vivir que con canciones como María, A medio vivir, Fuego de noche, nieve de día y Te extraño, te olvido y te amo arrasó en TV, prensa y radio, moviendo rápido los números de su carrera y logrando ventas millonarias.

Y cómo no mencionar la llegada a nuestros oídos de Shakira con su primer álbum oficial Pies descalzos que irrumpió en el mercado mexicano a inicios de 1996 y que dejó ventas importantes y grandes canciones como Estoy aquí y ¿Dónde estás corazón? En fin, no alcanzaría este espacio para mencionar a todos con fechas y datos de ventas, pero no quiero dejar pasar a Kabah, Mercurio y a Ricardo Arjona con su disco Historias.

Con lo anterior, sale la reflexión que nos lleva a pensar en que, si los ciclos regresan, hoy en nuestro país estamos metidos en una crisis económica y social que parece no tener fin, el dólar seguro estará por los cielos y, confiando en lo comentado, podemos esperar la aparición entonces de nuevos artistas, de discos que consoliden a los que están en proceso de ser estrellas, de grandes discos de las figuras que hoy llevan mano en la música de habla hispana, en ventas fuertes del material que esté en el mercado y que esté sustentado por buena calidad y de buenos conciertos que entretengan con ritmo a la gente que tanto lo necesita.

Espero, sinceramente, que este 2017 nos traiga buena música, buenos artistas y que esta industria se siga moviendo, que los motivos sobren para encontrar ritmo, fiesta y emoción en tiempos de crisis que es cuando más falta hacen. Que los ciclos regresen, que así sea.

 

TE RECOMENDAMOS: