La cuesta… abajo

Además de mantener hundido al país el gobierno de Enrique Peña Nieto, ahora ya comenzaron a hacer mella al interior de su partido (el PRI) y hasta de su círculo más cercano y el familiar

La cuesta… abajo

Los malos cálculos y las malas decisiones del PRI- Gobierno de Enrique Peña Nieto, además de mantener hundido al país, ya comenzaron a hacer mella al interior de su partido (el PRI) y hasta de su círculo más cercano y el familiar.

El martes fue divulgada una conversación entre el ex vocero presidencial, David López, y el ex gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo González, quien también es tío de Peña Nieto, en la que cuestionan el manejo de la crisis del alza en los precios de los combustibles.

Pero no hablamos del megasolinazo de este año, sino de un gasolinazo de agosto de 2016. En la charla, David López dice: “no se da cuenta de la realidad. Como sale todas las noches en la tele, proyecta una imagen de que todo está a toda madre, y la realidad es otra. Y tú que ves también la tele te das cuenta que traemos un desmadre, grande eh, y desde hace rato. Eso desgasta, desacredita, y al rato la defensa se vuelve muy complicada… cómo defiendes el aumento del petróleo y el día de hoy de la energía eléctrica… o sea, cuando dijiste ya no habrá más gasolinazos y el secretario de Hacienda lo repitió a diestra y siniestra”.
Si esa percepción tienen los cercanos a Peña Nieto, imagínense los lejanos, o sea, la sociedad en general.

Ayer, el diario Reforma publicó su encuesta mensual de las preferencias electorales rumbo a la Presidencia de la República en 2018 y la revelación no es de extrañarse: el PRI se coloca en el tercer lugar de las preferencias, pues del 22% de preferencias que tenía en diciembre pasado, ahora cuenta con únicamente el 17%, muy por debajo del PAN, quien se mantiene arriba con 24% de las preferencias electorales.

Y la desaprobación de Peña Nieto es lo más alarmante, toda vez que actualmente más de 8 de cada 10 mexicanos reprueba su gestión como Presidente. En abril de 2013 gozaba con un 50% de aprobación y un 30% de desaprobación, brecha que conforme pasan los meses se hace más y más grande. Ahora mismo, el 86% reprueba el trabajo de Peña Nieto y únicamente el 12% lo aprueba.
Con estos números, Peña Nieto igualaría la honrosa marca de Roberto Madrazo Pintado de 2006, cuando dejó al tricolor en el tercer lugar nacional. Ahora va por la misma senda y todo parece que no hay remedio ni solución ni magia que ayude a componer su caída. Lo más peligroso es que en su pique se está hundiendo el país y no lo quieren ver.

Y ojalá este sentir nacional también se vea reflejado en los comicios del próximo 4 de junio, en Nayarit, Estado de México y Coahuila, donde se renovarán gubernaturas, así como en Veracruz, donde también se elegirán ayuntamientos.

Con ello están puestas las oportunidades para lograr la alternancia en tres entidades (Coahuila, Nayarit y Edomex). En Coahuila, el aspirante mejor perfilado para arrebatarle al PRI toda una historia de violencia, saqueo e impunidad es Memo Anaya, por el PAN como su candidato a la gubernatura.

En estos tiempos álgidos, la voluntad popular de castigar a sus malos gobiernos cobra notoriedad, pues Coahuila ha sido colocado por los hermanos Moreira como una de las entidades más endeudadas del país y con niveles alarmantes de violencia y extorsión. Existen acusaciones de narcos detenidos que involucran a los gobernadores Moreira, particularmente a Humberto, con el grupo criminal de Los Zetas, quienes, por cierto, son los responsables de aterrorizar a Quintana Roo durante dos días seguidos.

A nuestro México le urgen cambios, la población requiere de buenos gobiernos y el cobro de facturas quedó demostrado el pasado 5 de junio del 2016 y estos resultados se verán reflejadas en este año 2017, con la participación de la sociedad, porque realmente la ciudadanía se percató que no saben gobernar y qué hacer con un país que se les desmorona, que se les va de las manos, que ya no les pertenece.

 

TE RECOMENDAMOS: