Enfrentar a Trump con dignidad

Este viernes tomará posesión el hombre que usó a los migrantes como eje de una campaña negativa, basada en el odio y la división

Enfrentar a Trump con dignidad

Este viernes inicia el periodo de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos. Tomará posesión el hombre que usó a los migrantes como eje de una campaña negativa, basada en el odio y la división. Que no ha dejado de repetir que construirá un muro y renegociará el Tratado de Libre Comercio, del que depende en importante medida, la economía mexicana.

Trump ha empezado a cumplir varias de sus promesas de campaña en contra de México. Actualmente se encuentra en un debate con varias empresas automotrices; les quiere imponer un impuesto por producir en México e importar a su país. Ya logró que algunas empresas desistan en planes de invertir en nuestro territorio.

La pregunta es ¿cómo debemos enfrentar la posición de Trump?

México no tiene por qué tomar una posición sumisa frente al nuevo gobierno americano. Como mexicanos necesitamos creer en nosotros mismos y explotar nuestras fichas para aumentar el costo de las políticas anti-mexicanas.

De entrada si EU quiere renegociar el TLC, hay que responder de manera contundente que no, y si insisten en salirse pues que lo hagan. Habrá que ser muy claros en los costos y múltiples intereses comerciales que se verían afectados en ambos lados de la frontera.

Respecto a las deportaciones masivas de nuestros paisanos, podemos lograr una disminución importante, apostando a la congestión del sistema jurídico-migratorio gringo. Para eso necesitamos asignar mayores recursos a los consulados para contratar abogados especializados, que defiendan en los tribunales americanos  a los migrantes frente a las deportaciones y posibles violaciones de sus derechos humanos.

En cuanto al muro fronterizo, por ningún motivo aceptaremos su construcción y mucho menos su financiamiento, porque se trata de un acto de enemistad que atenta contra la relación histórica de amistad y cooperación entre ambas naciones. Para impedir este muro, debemos recurrir a diversas herramientas legales, políticas, ambientales, culturales e, incluso ,regionales.

En materia de seguridad, México debe profundizar su agenda de legalización de drogas. No tiene sentido seguir derramando sangre de nuestro lado y gastando billones de pesos en una guerra contra las drogas, como la marihuana, cuando cada vez más estados de Estados Unidos abrazan su legalización.

Finalmente, sabemos que nuestro vecino del norte sufre de la enemistad de un gran número de países y grupos terroristas, y México ha fungido como un colaborador estratégico para su seguridad nacional. En un escenario de enemistad, podríamos dejar de cooperar con las restricciones que aplicamos en nuestra frontera sur, así como en los controles para la emisión de visas y los acuerdos en temas de inteligencia y combate al crimen internacional. Éstas son algunas de las ideas que compartimos Jorge Castañeda y yo.

Para hacer frente a estas amenazas, el año pasado presenté una iniciativa que atiende varios de estos temas y necesitamos lograr su aprobación cuanto antes. Además, en el marco de los esfuerzos del proyecto Operación Monarca, como Senado de la República estamos elaborando leyes para la atención de emergencia a migrantes mexicanos en retorno.

La idea es evitar, hasta donde sea posible, la deportación de nuestros connacionales, y en caso de que se dé, establecer mecanismos de reintegración inmediata en México. Así como establecer instrumentos de colaboración con estados receptores y garantizar la revalidación de estudios para jóvenes dreamers.

Necesitamos trabajar de manera coordinada con los distintos poderes y órdenes de gobierno, así como con la iniciativa privada, academia y sociedad. Hoy más que nunca, nuestra actitud como mexicanos debe ser firme y digna.