El día que puede cambiar la historia

Hay que reconocer que hace muchos años, quizá nunca, una toma de posesión de un presidente generara tanta expectativa en todo el mundo como sucederá con Trump

El día que puede cambiar la historia

Algo me quedó muy claro desde el momento en que se declaró ganador en las pasadas elecciones de los Estados Unidos al que a partir de hoy será su presidente y es que éste sería un día clave en la historia del mundo, un viernes especial, el día que nos podría cambiar la vida.

Hay que reconocer que hace muchos años, quizá nunca, una toma de posesión de un presidente generara tanta expectativa en todo el mundo como sucederá hoy, todos a la espera de un mensaje, de una advertencia, de una amenaza, algo que deje más que claro que de hoy en adelante si algo no tiene ese país es que puede ser considerado como Estados Unidos, una dura contradicción a su nombre, a partir de este viernes los United States of America están más desunidos que en ninguna otra época en su historia.

Está claro que racismo siempre ha habido, que es la sociedad en donde más conviven seres humanos de diferentes países, de diferentes lenguas y culturas y que ese choque es complicado de lidiar con lo que la no aceptación entre unos y otros, combinada con la fiera defensa de los americanos por su supuesta pureza, ha generado una guerra diaria no nueva para nadie por allá. Aquí la impresión que tenemos muchos es que hoy por el carácter, el origen y la naturaleza de su líder, ésta será palomeada, hoy se vale y eso puede generar un caos sin control.

Así, este día diferente, las imágenes que nos van a llegar del país donde la democracia ha sido la figura central de su historia política serán de marchas y manifestaciones, de no aceptación, de rechazo para el que seguro desde la posición más alta, desde la cumbre va a morir a carcajadas de lo que se manifieste en las calles, seguro va a usar su hasta ahora mejor arma, su cuenta de Twitter para decir que es Hillary o sus lacayos los que están orquestando la reacción de algunos.

Dicen que uno se tiene que ir adaptando a la época en que va viviendo, a los cambios que la vida te propone, dicen que uno tiene que irse moldeando para crear tu propia historia y ver de qué forma sales mejor librado en la historia de todos, en mi caso, como el de muchos, podemos tomar la firme decisión de apartarnos de ese país, de no volver por lo menos en los próximos cuatro u ocho años, pero las consecuencias están por todos lados no sólo nos llegan por el dólar, las deportaciones o las remesas porque como decía mi padre “allá tosen y a nosotros nos da gripa”, no sólo serán para México, un tipo como él puede generar un conflicto que nos meta a todos, y cuando digo a todos hablo del mundo entero.

Lo que me queda es, como siempre, ver el otro lado de las cosas, ver la posibilidad de que este día en que el planeta entero está conciente que la historia será otra, dejar sobre la mesa que también puede callarnos a todos la boca y como buen político dejar en promesas muchas amenazas, hacer ajustes y cambios que hagan que ellos avancen como sociedad, nosotros como vecinos y el mundo como universo.

Que este viernes cambie la historia, que cada uno ponga de su parte, que México crezca y que no se pierda la prudencia para tomar las cosas de quien vienen, analizando la mejor forma de que no nos afecten como sociedad, que mucho hay por arreglar en casa.