#MuroHumanoMX por todos los mexicanos

Este 17 de febrero personas se tomarán de la mano para formar un símbolo de armonía, amistad y amor entre México y Estados Unidos

Por Armando Ríos Piter

Este 17 de febrero nosotros los mexicanos vamos a construir un muro en la frontera. Para levantarlo, no utilizaremos ni cemento, ni acero, ni prejuicios, ni odio; se trata de un muro humano hecho de personas tomadas de la mano, para formar un símbolo de armonía, amistad y amor entre México y Estados Unidos.

La cita es en dos ciudades fronterizas. Una de ellas es Tijuana, Baja California, cerca de la frontera con San Diego, a las 16:00 horas locales. El otro punto de encuentro es en Ciudad Juárez, Chihuahua, frontera con El Paso, a las 17:00, también de su hora local.

La idea es unirnos de las manos y formar varias líneas de cadenas humanas, lo más largas que se pueda, y crear con ellas distintas formas en ambos lados de la frontera, pienso en figuras como alas de mariposa o un corazón. Convivir durante un par de horas, cantar el himno nacional y canciones tradicionales.

Como mexicanos, debemos de aprovechar esta situación adversa como un espejo de autocrítica y evaluación. Tenemos que liberarnos ya de las anclas que nos mantienen amarrados en nuestro propio pasado y que nos impiden desarrollar nuestro enorme potencial: la ausencia de un verdadero Estado de Derecho, la violación continua de los derechos humanos, y la desigualdad, pobreza y escaso crecimiento económico.

Podemos comenzar nuestra nueva era haciendo cosas inusuales, simbólicas, para marcar el inicio de un despertar nacional. Hoy más que nunca, tenemos que pasar de las redes sociales a las calles, para demostrar que los mexicanos somos mucho más fuertes que cualquier barrera física y cualquier problema.

Creo que la construcción de una muralla de fraternidad en la frontera con Estados Unidos es un acto de protesta en contra de los (anti)valores que Trump representa. Al mismo tiempo, es algo que nos ayudará a entender que somos más fuertes que nuestras circunstancias, y que juntos podemos encontrar las soluciones a nuestros propios problemas, de este lado de la frontera.

Y es que los valores que representa el nuevo presidente de Estados Unidos, como la xenofobia, el racismo y la misoginia, apuntan hacia los aspectos más primitivos de la especie humana. Su discurso de odio, pone en juego los valores por los que ambos vecinos hemos luchado, como una de las relaciones bilaterales más consolidadas del mundo.

Al mismo tiempo, dicha postura, pone en riesgo los cimientos del prestigio y liderazgo internacional que todavía mantiene nuestro vecino del norte, respecto de los más altos ideales éticos de la democracia y la libertad.

Ante esta realidad, realicemos un Muro Humano, de carne, hueso y dignidad, frente de la idea de un muro inhumano, de concreto, acero y desprecio. Lo que buscamos es mandar un mensaje que con el tiempo construirá un gran puente de armonía.

Para aquellos que no puedan acudir a la frontera, pero que deseen manifestar su solidaridad y apoyo como mexicanos, armen un Muro Humano desde el lugar en el que se encuentren.

A veces, el mundo necesita personajes como Trump para despertar. Un personaje así, nos da la oportunidad de vernos a nosotros mismos y valorar la solidaridad de la comunidad internacional con nuestro país, frente a estas circunstancias.

Hagamos sinergia con nuestros paisanos, y también con todos los amigos que sí tenemos en Estados Unidos, y demostremos que nuestras raíces multiculturales son capaces de mantenernos cercanos.

Acompáñenos a formar este muro humano. Llegó el momento de la reunificación de nuestra nación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo