¿Qué es el éxito?

El éxito refiere al resultado final y satisfactorio de una tarea emprendida, por lo que lo consideramos una acción de la que obtuvimos resultados positivos

En la escala de conceptos sistémicos que se nos inculcan desde niños, a hombres y mujeres por igual, indudablemente uno de los más preponderantes es el éxito. Sin embargo, nuestra percepción de éste se torna sumamente cambiante conforme nos vamos adaptando a las circunstancias de nuestra realidad y nuestro entorno, sobre todo porque todos aquellos que intervienen directa o indirectamente en nuestras vidas trastocan nuestra idea de lo que es ser exitos@ son sus propias concepciones.

Pero, para empezar… ¿qué es el éxito?, ¿en qué consiste?, ¿cómo lo identificamos? ¿a qué huele y cómo sabe? Y es que éstas y otras interrogantes más, todas sumamente válidas al momento de que las formulamos, nos ubican en una posición de ambigüedad cuando se trata de explicarles a los demás y también a nosotros mismos con respecto a este término que hoy por hoy representa una especie de “Santo Grial” de la cotidianeidad, porque muchos hablan de él pero muy pocos lo conocen en realidad.

Si nos adentramos exclusivamente al terreno de las definiciones, encontraremos que el éxito refiere al resultado final y satisfactorio de una tarea emprendida, por lo que consideramos éxito una acción de la que obtuvimos resultados positivos y benéficos, sin embargo éste no es absoluto porque no siempre que se hacen bien las cosas, con disciplina, con buena gestión, con buena organización y con buena actitud, vamos a alcanzar y/o a superar las expectativas construimos en torno a un objetivo que nos hemos trazado. Y es que muchas veces el éxito depende de factores externos que no están vinculados a nosotros y que, por ende, no podemos controlar. Por lo tanto, es pertinente que, durante ese complejo de aprendizaje que implica convertirnos en personas exitosas o de éxito, entender y asimilar que éste es primo-hermano de la frustración.

Otra cosa muy importante con relación al éxito tiene que ver con la personalidad de cada individuo, pues éste (el éxito) es totalmente subjetivo toda vez que cada quien tendrá su noción muy personal y particular de lo que es alcanzarlo y ¡mucho ojo!, éste no siempre viene aparejado del bienestar o la felicidad. Es más, existen millones de personas que ante los ojos del resto del mundo pueden lucir envidiablemente exitosas y en su particularidad ni son felices ni se sienten bien consigo mismas, y esto ocurre porque en muchas ocasiones los principios morales, la ética profesional y los valores humanos se contraponen a todo aquellos que ejercemos para alcanzar el éxito.

Así las cosas, si para ti que estás leyendo el éxito significa acumular riquezas materiales, está muy bien, porque en tu muy particular visión tienes entendido que aquello que te proporciona la felicidad y la tranquilidad se desprende acumular dinero y todas esas cosas que puedes adquirir con él. Sin embargo, no esperes que los demás piensen y sientan igual que tú, porque para algunos otros el éxito pasa más por el hecho de desempeñar un trabajo en el que se puedan desarrollar como personas o profesionales; o por poder tener una familia unida cuyo precepto supremo es el amor y la convivencia; o por gozar de total y cabal salud para poder viajar a lugares exóticos o desempeñar deportes extremos… lo cierto es que todo se resume a una cosa muy simple: ser exitoso, en el buen sentido (porque también pueden serlo en el mal sentido), tiene mucho que ver con el hecho de erradicar la mediocridad de nuestras vidas. Reconocer nuestras capacidades (y también nuestras propias limitaciones) y que todo aquello que hacemos en nuestro día a día, hasta el acto más insignificante e irrelevante, vaya encaminado a convertirnos en individuos excelentes y excepcionales sin tener que dañar a los demás.

En una frase: el éxito es… ¡vivir bien!

Y no olviden que todos los sábados los espero en punto de las 23:00 horas en su programa “Exclusivo Para Hombres”, que se transmite por Telefórmula (121 de Cablevisión y 121 de Sky).

TAMBIÉN PUEDES LEER

La columna de Yazmin Alessandrini: ¿Tu ego te está matando?