El difícil camino de los migrantes… menores de edad

¿Se imagina los accidentes, violencia, discriminación a los que están expuestos? ¡Qué huellas dejarán esos caminos!

Por Vicente Amador

En la columna anterior referí la migración de mexicanos a Estados Unidos. Al considerar los migrantes nacidos en nuestro país y sus descendientes que ya nacieron “del otro lado”, se calculan aproximadamente 40 millones de personas de origen mexicano viviendo en Estados Unidos.

La mayoría de los migrantes son mayores de edad. Pero también hay miles de niños y adolescentes que se desplazan a otro país sin la compañía de un adulto. Además de nuestros niños, los mexicanitos que emigran, cada año pasan por nuestro país miles de menores provenientes principalmente de Honduras, Guatemala y El Salvador.

Cuando pienso en estas travesías, imagino los inmensos riesgos que estos infantes corren a lo largo de cientos de kilómetros de camino hacia EU. ¿Se imagina los accidentes, violencia, discriminación a los que están expuestos? ¡Qué huellas dejarán esos caminos!

Siempre es duro imaginarlo. Cuando tienes un hijo, ahoga sólo pensarlo. Por la Unidad de Política Migratoria de la SEGOB sabemos que en el 2015 hubo 11 mil 667 repatriaciones —de Estados Unidos a México— de menores de edad. Más de 10 mil fueron repatriaciones de jóvenes entre 12 y 17 años. Y poco más de mil fueron niños menores de 11 años.

Esos son los que regresaron. ¿Cuántos más se habrán ido? Y sólo hablo de los mexicanos. Si consideras los repatriados centroamericanos, agregué otros 35 mil.
La mayoría de los menores migrantes mexicanos provienen de Oaxaca. Le sigue Guerrero, Sonora, Tamaulipas, Michoacán y Guanajuato. Más de la mitad de todos los niños migrantes, salen de este grupo de entidades.

Tenemos noticia, desde hace varios lustros, de abusos contra los migrantes que cruzan México. Sin embargo, académicos y organismos defensores de derechos humanos manifiestan que las agresiones contra los migrantes han crecido, por un lado, por el aumento de la violencia en territorio mexicano. También han aumentado los ataques contra los migrantes porque las organizaciones delictivas han incursionado en el secuestro masivo de migrantes y en trata de personas.

Gracias a datos del Colegio de la Frontera Norte sabemos que la extorsión y el robo son las agresiones que más padecen los migrantes. Pero también hay amenazas, agresión física y secuestro. Y a través de los informes de las Casas del Migrante nos enteramos que poco más del 50%, 1 de cada dos migrantes, sufren agresiones en su camino.

¿Quiénes son los autores de las agresiones? Los mismos migrantes señalan a las organizaciones criminales, a las policías y a los militares como la mayor fuente de perpetradores.

Esas personas que abandonaron sus hogares ya padecieron en su tierra suficiente hambre y necesidad a tal punto que brincan el miedo para poder dejar a sus familias, que es lo único de valor con lo que muchos contaban. En ese escenario, que además se les re victimice en el camino, es algo que clama al cielo. Pero que además esa re victimización —es decir, los robos, extorsiones o violencias— las hagan las autoridades a quienes se les paga para que cuiden esos caminos, no tiene perdón. Toneladas de karma, es lo menos que puedo imaginar.
A Lupe Ojeda, el tío del otro lado.

 

TE RECOMENDAMOS:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo