AMOR EN LA OFICINA ¿SE VALE O NO SE VALE?

Por Helios Herrera

Llámenle como quieran: mercadotecnia, tradición, excusa para festejar y demás; pero, lo compartamos o no, de una u otra forma el amor y lo que se vive estos días de San Valentín nos impacta a cada uno de nosotros.

Así que hoy tomaremos de pretexto a Cupido para hablar de un tema controversial y lleno de tabúes: el amor en la oficina. 

Muchas veces la gente se siente tan sola y tan desesperada por encontrar el amor o urgidos por tener un romance que lo van a buscar al lugar menos indicado: en el trabajo. No es opción, simplemente se da. Uno no busca el semáforo para ver si se pasa el rojo, sino que de repente se da cuenta que se lo pasó.

Si de plano has probado encontrar el amor en otros lados (redes, clubes de solteros, círculos de amigos, etcétera) y al final decides embarcarte en una relación con alguien de tu trabajo pon todo en la balanza, observa todos los pros y contras (que son muchos). Nadie más qué tú podrá decidir qué será lo mejor para tu futuro. 

 Legalmente no se puede prohibir un romance en el trabajo, en muchos lugares se estipulan ciertos criterios en las prácticas, códigos y reglamentos; sin embargo, con todo y eso, se da. Lo que sí les puedo anticipar es que siempre se termina sabiendo el romance y que, si esta relación involucra a dos personas de distintos niveles, se ejercerá un juego de poder en el que alguien saldrá perdiendo; no necesariamente el subordinado, ya que se han dado demandas por acoso sexual, en las cuales algunos jefes se han tenido que ir.

 Es importante destacar que, al inicio del romance, las personas se vuelven terriblemente más productivas, ya que quieren agradar y seducir, y parte del juego de la seducción, justamente es demostrar que son el mejor partido. Es muy difícil que a alguien le interese andar con una persona floja, entonces hacen las cosas bien, llegan temprano, en pocas palabras buscan llamar la atención por medio de su desempeño laboral. No podemos negar que todo el preámbulo es enormemente productivo y divertido.

Por otra parte, el asunto del amor en el trabajo es lo que sucede antes, durante y después de la relación, y lo que le genera a los equipos de trabajo, es por eso que las empresas lo prohíben, porque la mayoría de las veces cuando terminan estos romances, la relación laboral se rompe, generando una alta improductividad y los boicots se vuelven un infierno. 

Durante más de 26 años como consultor, cuando me han contratado para integrar equipos o cohesionar áreas, a través de conferencias, seminarios o talleres; al realizar el diagnóstico con el cliente, hemos encontrado que una de las principales variables del problema de clima laboral, cohesión o comunicación, es que algunas personas del equipo tienen romances entre ellos. 

Cuando termina una relación depende de la madurez de cada quien para que se desate o no el caos. Si eres una persona altamente madura no pasa absolutamente nada; sin embargo, son las menos en la mayoría de los casos. La post relación se convierte en algo muy difícil, no sólo para los que están involucrados, sino para el equipo completo. Las juntas, los proyectos, las convenciones o convivencias se tensan, se sabotean, se dañan o se rompen. La mayoría de las veces la solución termina en un cambio de departamento o de área a alguna de las partes e inclusive de empresa. 

Las cosas se complican aún más cuando en relaciones fallidas o no correspondidas, las cabezas de las empresas deben de intervenir en pro de la salud de las mismas; es decir, cuando estos casos se pueden confundir con acoso sexual, distorsión en la productividad o mala imagen ante clientes internos y externos o proveedores. ¿Difícil, no?

 Pero a veces, muy pocas veces, existe la posibilidad de un futuro en estas relaciones, cuando ambos son libres y coincidentemente sus vidas se encontraron en una organización y cuando creen que pueden hacer de esta relación su vida. 

Si con todo esto decides encontrar el amor en el trabajo, las claves para ello son: La discreción, la objetividad y mucha madurez. Mi recomendación sería el mantenerlo entre ustedes y ser muy objetivos. 

Recuerda que las relaciones en el trabajo están tanto en los involucrados de la relación como en el entorno, las incomodidades, los chismes, los celos, etc. Si tú abres el romance y no eres discreto, abres los problemas; generas una distorsión en el equipo de trabajo y en tu relación, y es entonces que caes en el riesgo de perderlo todo, trabajo y pareja.  

Piensa, reflexiona y actúa.

TE RECOMENDAMOS:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo