En el 88 aniversario del PRI, la demagogia de EPN

lo que más llamó la atención en la ceremonia fue la frase del Presidente: "si el PRI no gana en 2018 hay riesgos de retroceso en el país”

Por David Olivo

El sábado pasado, el PRI celebró su 88 aniversario, pero más que una celebración pareció un llamado de alarma porque a 15 meses de los comicios presidenciales, todos los escenarios lo colocan en el tercer lugar nacional.

En la ceremonia del viejo PRI lo que más llamó la atención fueron las frases del priista mayor, Enrique Peña Nieto, el presidente que lo sepultó:
"Si el PRI no gana en 2018 hay riesgos de retroceso en el país”.

¿Retrocesos como los casos de Iguala, Tlatlaya y Apatzingán; o por la recaptura, fuga y recaptura de Joaquín el Chapo Guzmán; o por los escándalos por conflictos de intereses en su contra y de miembros de su gabinete; o por la baja en el precio del petróleo, o por el aumento del dólar?
“Lo que está en juego es mucho más que una elección, es literalmente, el futuro de México”.

Y cómo no va a estar en juego el futuro si este gobierno priista no sabe dónde están los más pobres del país. Luis Enrique Miranda, amigo de Peña Nieto y flamante titular de Sedesol, declaró antier: “Nos dicen a nosotros en el 2013 (que) tenemos siete millones de pobres en pobreza alimentaria, entonces no nos dicen dónde están, tenemos que buscar dónde están esos pobres en carencia alimentaria”.

“El PRI es un partido que sabe acordar, que pacta para gobernar y para transformar, pero que quede bien claro, nunca pero nunca pactará para dejarse derrotar".

Actualmente el PRI es señalado de pactar con Silvano Aureoles, primero para ganar la gubernatura de Michoacán, y luego por “auto-destaparse” como presidenciable. El tricolor pacta para intentar pulverizar el voto de la oposición, siempre lo ha hecho, principalmente a nivel estatal.

El PRI está nervioso y mucho. Y teme lo peor, pues los casos de corrupción en esta administración son de escándalo. Teme que lo ocurrido contra Javier Duarte y las investigaciones contra César Duarte y Roberto Borge se repliquen, pero a nivel federal.

Luego de los discursos de “guerra” de la plana mayor del PRI, las encuestas más relevantes y con mayor credibilidad en el país lo colocan en un tercer lugar.

La última encuesta de Consulta Mitofsky coloca al PRI en el tercer lugar de la elección presidencial con apenas un 14.7% de los votos. En un ejercicio similar, pero de Parametría, el tricolor se aleja incluso más, al alcanzar únicamente un 11% de los sufragios.

El PRI ya perdió la Presidencia de 2018, con todo y que pusieron en marcha una estrategia de “guerra mediática” para tratar de restarle votos al PAN, que lo supera en cualquier medición. El nuevo PRI, con todo y el viejo PRI detrás de él, ya perdió y esa derrota no la revertirá ni Peña, ni Beltrones, ni Camacho, ni Gamboa y mucho menos que Ochoa Reza, quien, por cierto, recibió una liquidación (cuando él fue quien renunció) de la CFE por 1.2 millones de pesos por 2 años de trabajo.

 

TE RECOMENDAMOS:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo