Instrucciones para subirse al tren

Para ser leídas con “Train in Vain”, de The Clash

Por Eduardo Navarrete

Paso 1. Haga que todo le afecte

Nada es tan complicado como uno mismo. El condicionamiento favorito de una mente revolcada por la inmediatez se caracteriza por el endiosamiento de las trivialidades: pretender hacer sentir especial a quien más tarde lo desencante o, peor aún, suponer que usted es muy especial y por ello buscará exigir que se le arrodillen en la esquina o le lancen likes a cada paso que dé. Por ello pruebe una selfie en el lugar más sórdido que encuentre (lo importante es que siga siendo selfie para aún saberse in) o mejor todavía, conviértase en un repetidor de inercias, aunque las desprecie en el fondo, con tal de estar trepado en el mame. Si moda es lo que pasa de moda, ¿no debería la impermanencia ser una lección inicial que invitara al desapego y al libre flujo de relajarse de pertenecer a toda tendencia posible? Por lo visto no. Así que aférrese a su ego y ceda el volante de la conducta al corto plazo y la risa fácil.

Paso 2. Suspiremos todos para el mismo lado

Nada mejor para pretender que usted es digno de reemplazar el nombre de su calle, que publicarlo en donde se pueda. Como para eso fueron pensadas las redes, transforme su espejo en pasarela: una que prodigue su mejor perfil (con lentes oscuros y pose perdonaexistencia) e inunde su timeline con sus odiseas diarias, como sus visitas a Starbucks y al Oxxo (interés planetario). Lleve un celoso registro de sus (31) followers (cada media hora), planifique lo que va a publicar con dos horas de anticipación para parecer más inteligente y copie cuanto post lo impresione, para fotocopiarlo con un cambio de artículo y redoblar el impacto (y su ignorancia) ante su audiencia, que lo espera.

Paso 3. Aparente, como un signo vital más

Sólo se trata de eso. De no tener idea quién sea ni lo que viene a hacer aquí, siempre y cuando pretenda ser lo que es un hecho que no es y pretender pertenecer a lo que sea que se le ponga enfrente: volverse un statement y subirse al tobogán del follow the leader mientras el sentido común esté en la lista de los unfriends. Defínase a través de lo que sus followers piensan de usted. Esfuércese por parecer natural y pretenda ser el cronista de las fake news en lo que pasa su vida por la espalda.

Paso 4. Crea absolutamente en lo que ve

El error más grave al que estamos expuestos -los que contamos con un par de ojos- es creerles de manera literal, sin cuestionar su tiranía. Como si fuera un examen decisivo, no hay algo que pruebe que lo que se ve, existe de manera absoluta. Por el contrario, con postulados como el de la String Theory cada vez es más claro que no tenemos idea de lo que hay allá afuera independiente al marco de referencia de lo que apuntan los sentidos. ¿Qué pasaría si usted contara con 13, en lugar de cinco maltratados y poco enfocados sentidos? ¿Cambiaría el mundo o sólo la percepción que tiene de éste? Sin importar eso, siga rindiendo tributo al tren de lo efímero (que no va a terminar de pasar), sépase inmortal y prefiera cerca de usted a alguien con gustos complejos y una mente sencilla (y no al revés). Total, eso puede ser más interesante que lo que representa la naturaleza de la realidad y el impacto en su parado en el mundo. Eso sí que es algo que no importa.

 

TE RECOMENDAMOS:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo