¡Basta de calumnias!

Estas campañas no han tenido el impacto deseado por el PRI y el PAN. Y gracias a las redes sociales, ha sido posible que la misma sociedad se burle

En los últimos días se ha desatado una nueva campaña de calumnias contra quien va encabezando en el ánimo de la sociedad y en las encuestas la contienda por la presidencia de la república. Se han orquestado campañas simultáneas del PAN y el PRI en los medios de comunicación en contra de López Obrador.

Estas campañas que buscan debilitarlo están basadas en mentiras: como que recibió dinero del priista más corrupto de México, Javier Duarte. Miguel Ángel Yunes fue quien promovió este ataque infundado para desvirtuar el señalamiento que hizo AMLO de que siendo gobernador éste impulsaría a uno de sus hijos a la Alcaldía del Puerto de Veracruz (esto a pesar de que su otro hijo, Miguel Ángel Yunes Márquez, es el actual presidente municipal en Boca del Río). Y a Ricardo García Guzmán, ex contralor de Duarte, a la candidatura de Pánuco.

Después de los dimes y diretes, la realidad es que Yunes no presentó las pruebas que dijo tener en contra de AMLO y ahora su hijo y el ex colaborador de Duarte ya son formalmente candidatos del PAN para las elecciones de junio próximo.

Otra de las campañas que se han suscitado recientemente contra el líder de Morena tiene que ver con su viaje a Estados Unidos. En esta gira, en donde López Obrador ha defendido a los migrantes, se dio un incidente que provocó una andanada de críticas: Durante un evento en Nueva York, un padre de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa irrumpió en la sala mostrando la ya conocida foto de Abarca con Andrés Manuel. Sin embargo, lejos de tratar de acallarlo, como afirmaron muchos medios y líderes de otros partidos, AMLO pidió a los asistentes al evento que respetaran su derecho a manifestarse.

Al salir de ese mismo evento, el padre se le volvió a acercar y de manera dolosa los medios de comunicación filtraron un audio editado, donde supuestamente, callaba de mala manera al padre. Después al analizar con más cuidado el audio, el propio reportero de Proceso que lo había dado conocer se retractó públicamente y explicó que lo que Andrés Manuel había dicho era: “que le vaya bien”.

Por supuesto que todos los medios que difundieron la mentira del “cállate”, no difundieron el audio verdadero de: “que te vaya bien”.

Ante los ataques sobre Ayotzinapa López Obrador declaró: “no me cuestionen a mí sobre el tema, fueron Peña Nieto y el ejército”, verdad que todo México reconoce. No obstante, el Secretario de Gobernación declaró, sin ningún fundamente, que AMLO no respeta a las fuerzas Armadas. Y, para colmo, el presidente del PRI, de forma ridícula, exigió otra vez que explique su relación con Abarca. Cuando fue probado, en su momento, que no había ninguna relación entre los dos hombres.

Todo esto más las campañas que PAN y PRI tienen en los medios de comunicación en contra de Morena y López Obrador.

A pesar de ello, y al hartazgo de la población estas campañas no han tenido el impacto deseado por el PRI y el PAN. Y gracias a las redes sociales, ha sido posible que la misma sociedad se burle de forma abierta de estos intentos de calumnia. Por ejemplo: haciendo memes en los que de forma irónica se culpa a Andrés Manuel de todo lo malo que sucede en el país y en el mundo.

Como sociedad debemos exigir que haya medios de comunicación responsables, que no difundan noticias falsas con el único ánimo de aumentar los niveles de audiencia. Asimismo, debemos demandar campañas políticas responsables. Y que si hay señalamientos deben probarse. De lo contrario debemos sancionar con la desaprobación social a quienes actúen calumniando al adversario político. No queremos otro 2006, donde, de manera infame, el miedo se apoderó de millones de mexicanos debido a las terribles campañas negativas. No debemos permitirlo porque el costo social y político puede ser muy alto.

No olviden seguir a César Cravioto en redes sociales

Twitter @craviotocesar

Instagram: cesarcravioto

Facebook: craviotocesar