Instrucciones para no aburrirse

Para ser leídas con: "Bored to Death", de Blink 182

Por Eduardo Navarrete

Paso 1. Encuentre una novedad

El ser humano se distingue por la novedad. Si pierde dicho estado, es muy probable que aburra a sus congéneres, pase de moda y que pronto sea reemplazado y olvidado por quienes lo rodean. Para evitar correr ese peligrosísimo riesgo, dedíquese a coleccionar estrenos de lo que sea e ignore su condición efímera: el arte de estrenar es la forma mundana de la medicina del alma: codíciela, arrebátela, carcajee y huya (no sin antes presumirla en Instagram).

Paso 2. Deambule en las tiendas

Orbite durante horas por los pasillos, racks y estantes del centro comercial más cercano (porque también irá al más lejano, y lo sabe). Observe con científico detenimiento la proporción áurea del tacón de la bota o las todas funciones de cada botón en el control remoto de su próxima Smart TV. Anhele, véase. Está listo para confirmarse como persona que no sabe aburrirse.

Paso 3. Huela a nuevo

Estrenar permite acceder a ese estado hipnótico del olor a nuevo, mismo que debería venderse enlatado y que seguramente, como el agua, pronto se cotizará por encima del litro de gasolina. Todos saben que fascina y nadie tiene la fórmula aún, pero estrenar tiene un gran porcentaje de fascinación por tener este aroma. ¿Será
que tanto encanta porque poco dura? ¿Incluso podríamos aburrirnos si estrenáramos diariamente algo?

Paso 4. Estrene algo

Tiene un día. Piense que dar por sentado que lo tendrá indefinidamente hará que se le vaya, incluso, que se aburra de él, o de usted mismo. El problema no es aburrirse, sino que esto es un reflejo de su estado mental. Con esto tendría para darse cuenta que el aburrimiento es uno de los estados más peligrosos en los que se puede encontrar, y que es una responsabilidad exclusivamente suya y no del mundo que lo rodea.

Paso 5. Presuma, luego abúrrase

¿Para qué divertirse si no tiene a quién presumirlo? El egoísmo crónico es tan raro que no se disfruta
a solas. Use su dinero y su criterio para quedarse sin ambos y entonces ser feliz restregándole sus carencias al mundo. Lo mejor: profesionalícese en dicha práctica. Como algo en el mundo se valora sólo si es divertido, acuda a los lugares más oscuros para saciar su apetito de sólo estar vivo. Asegúrese de convertir todo en una experiencia (holística y orgánica, de preferencia) y así saber que si la vuelve a vivir será aburrido. En pocas palabras, proteja su inversión vital de una manera que impida su completo disfrute mediante el cobijo de parecer frenéticamente insaciable y pensar que sólo algo externo llevará a cabo tal tarea.

Paso 6. Abúrrase de aburrirse

Encuentre el desamparo de saber que aquello que experimentó no le otorgó el sentido de intensidad absoluta que facebook esperaba. Pero guarde
una esperanza y pruebe con alguna otra red. Cuando vea que tampoco así se está en paz, trate de echar vistazo a otro modelo de interpretación
del mundo. En una de esas se da cuenta que en sí mismo, este ejercicio es lo más divertido por el hecho de no pretender siquiera serlo.

 

TE RECOMENDAMOS:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo