Simple: fueron, son y serán corruptos

En las últimas horas este país enseñó al mundo que la corrupción que ha enlodado e impregnado al gobierno federal, también ha salpicado a gobernadores y legisladores

En las últimas horas este país enseñó al mundo que la corrupción que ha enlodado e impregnado al gobierno federal, también ha salpicado a gobernadores y legisladores. Y lo más llamativo de todo es que detrás de todos estos escándalos está el PRI, el que presume su nuevo rostro, pero que simplemente no deja sus viejas y arraigadas prácticas.

Este partido es el que más denigra a la política en México. Por su culpa, importantes sectores de la sociedad ven a la clase política como el acceso a la riqueza. Aquí cabe a la perfección la frase de Carlos Hank González, el célebre dirigente priista mexiquense: “Un político pobre, es un pobre político”.

Y para muestra tres botones:

Antonio Enrique Tarín García, ex colaborador del ahora prófugo César Duarte, ex gobernador de Chihuahua. Sobre este diputado suplente pesa una acusación penal por peculado por 300 millones de pesos. Al saber que lo perseguía la justicia, este célebre priista intentó rendir protesta ante el pleno de San Lázaro, pero no lo dejó el PAN ni el resto de la oposición. Quería fuero legislativo, quería inmunidad.

Luego de que no pudiera rendir protesta, el martes pasado, este ex colaborador de Duarte se atrincheró en las oficinas de la coordinación de Chihuahua del PRI. Ni siquiera salió al baño durante la noche de ayer. Se dice inocente, pero le teme a la justicia. Finalmente, una vez que recibió su amparo, intentó salir del palacio legislativo, pero un auto con agentes ministeriales de Chihuahua lo interceptó para detenerlo. El priista tampoco bajó de su unidad, hasta que los uniformados confirmaran que estaba amparado.

Este priista, ahora célebre, emuló al perredista Julio César Godoy Toscano, quien en septiembre de 2010 ingresó en el automóvil del entonces diputado del PRD, José Narro, y se mantuvo oculto en el recinto de San Lázaro durante dos días.

El segundo botón es el innombrable César Duarte, quien fue declarado por el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, como un prófugo de la justicia. Duarte se coloca en la misma cancha que su tocayo Duarte, pero Javier, el de Veracruz, quien se fugó del país y a quien le han desmantelado un reinado de propiedades y poderío económico construido ilegalmente.

El tercer botón de muestra es el fiscal general de Nayarit, Édgar Veytia, detenido en San Diego, por una investigación por narcotráfico radicada en una corte de Nueva York. A este funcionario lo vinculan directamente con el Cártel de Jalisco Nueva Generación y con el tráfico de cocaína, heroína y mariguana desde el Pacífico a Estados Unidos.

Veytia está detenido y las acusaciones en su contra datan de hace, por lo menos, un lustro. Familiares y víctimas de secuestro y extorsiones lo señalan de ser el responsable de dirigir el crimen organizado en la entidad.

Estos lastres no soltarán al PRI, ni hoy, ni este año, ni en el próximo. La corrupción es el sello de su dinastía y ante el descrédito nacional nadie lo puede ayudar. Ni ellos pueden limpiarse.

La elección de Estado

En su desesperación porque siguen en la lona electoral, el presidente Enrique Peña Nieto decidió hacer campaña en el Estado de México para evitar que se la arrebaten y, con ella, se defina desde ya la elección del próximo año.

La entrega de apoyos y beneficios sociales, en estas semanas, por parte de secretarios de Estado no tiene precedente. Cada semana visitan este estado por lo menos tres funcionarios federales. En siete meses, 21 secretarios de Estado han realizado por lo menos 107 visitas al Estado de México para entregar o lanzar programas de apoyos a los más pobres.

Algunas estimaciones indican que el PRI-gobierno ha GASTADO más de dos mil millones de pesos en el último mes en la entrega de prebendas en el Edomex y al finalizar el proceso electoral se habrá gastado unos seis mil millones de pesos. Toda una ilegalidad, un fraude.

Pero qué se puede hacer si la instrucción viene desde Los Pinos: Peña Nieto estuvo el martes en el Campo Militar 1, ubicado en Naucalpan, Estado de México, en un evento muy raro, por no decir sospechoso: reunió a familias de marinos y soldados para destacar la labor de las Fuerzas Armadas. Lo más raro o sospechoso es que el evento fue transmitido en todas las regiones y zonas militares del país, donde fueron convocados los militares y sus familias.

En el Estado de México hay una elección de Estado y la encabeza Peña Nieto, el presidente reprobado por organismos nacionales e internacionales por numerosos escándalos de corrupción. El PRI-Gobierno es y seguirá siendo corrupto.

 

TE RECOMENDAMOS: