Instrucciones para mostrarle un extrañamiento al mundo

Para ser leídas con: “Strangers in the Night”, de Frank Sinatra

Por Eduardo Navarrete

Paso 1. Escóndase donde debe haber transparencia

Algo está pasando y no soy sólo yo. Somos todos, tanto los que lo percibimos, como quienes lo padecemos. Ver a quienes daban discursos triunfales al frente de una gubernatura ahora huyen como lo que son. Pero esto es poco en comparación de un vivales que pretendía ser diputado y que se refugiaba en espera de su amparo ¡en el palacio donde se redactan y aprueban las leyes para evitar la corrupción! Estos son los tiempos de lo absurdo. Nos tocaron vivirlos y aquí lo relevante es tratar de descifrar el para qué.

Paso 2. Sorpréndase, pero diviértase

La vida pierde sentido cuando cree saberlo todo, ya que el factor sorpresa y la humildad se vuelven arquetipos o procedimientos cotidianos para los cuales el blof o la necesidad de reconocimiento automatizan el paso. Nada más elocuente para su historia personal que una provocación a tu costumbre: ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez? ¿Cuál ha sido el acto de corrupción menos esperado de su diputado local?

Paso 3. Lance una moneda al aire

Piénselo un momento: si le dieran a elegir entre llevar una vida establecon el riesgo de caer en rutinas a las que se puede acostumbrar fácilmente, otener como única constante, que no habrá tal estabilidad, ¿qué preferiría? Como en casi todas las situaciones, #Cadaquienconsupsicosis, pero la aceptación y predisposición a lo inesperado, podrá detonar muchas cosas, el punto es que llevamos varios años pensando que esta obra psicodélica está a punto de acabar y sólo se agudiza más. ¿Queríamos adrenalina, no?

Paso 4. Cambie promesa por premisa

Mucho se habla en aulas (y en jaulas), en torno de la creación de necesidades para resolver problemas mediante la innovación, cuando ésta tiene origen en la creatividad (y ésta última no es más que la capacidad de sorprender). La novedad es que ahora se busca en lugares comunes y poco fértiles, como la literalidad. Y mientras eso sucede, los fenómenos sociales se siguen enturbiando. ¿No será que Silicon Valley y todo su legado podría voltear a ver los fenómenos sociales como la corrupción, el reparto inequitativo de dinero y la delincuencia para, aparte de sacar mejores smartphones, ver que el ser humano realmente puede ayudarse a sí mismo?

Paso 5. ¿Hay sorpresa?

Hoy todos voltean a ver a la sorpresa como naipe escondido o como salida de emergencia. La Publicidad hará todo con tal de que el comprador le crea; el mercadólogo abrillantará delicadas recetas, incluso obstructivas, con tal de tener ese clic; al médico, entre más sorpresivo el diagnóstico, más onerosa la propuesta de solución; el abogado sabe en qué momento sorprender para interpretar la justicia y jugar entre lo legal y lo legítimo; el Político al parecer fue creado para ser puente entre la sociedad y el Gobierno o incluso representar al pueblo, cuando en realidad se ha dedicado a lucrar a partir de él con la más baja dignidad; y no se diga del Creativo, título de reciente historia que algunos siglos atrás pudo haber sido Alquimista, Bufón o Consejero y ahora ejerce todo eso en una especie de cargo híbrido. Parece un momento en que las ideas se nos acabaron: lo arcaico es moda y todo hace suponer que el ingenio queda al servicio de la copia. Las nuevas generaciones se visten como nuestros abuelos y la sorpresa ahora es que parece no haber tal.

Paso 6. Aprenda a narrar su paseo

Conviértase en un coleccionista de circunstancias que logra atesorar la lógica por valiosa y no como un objeto a desear. Una que sea fresca con la consecución del instante y para el cual esté completamente alerta (minfulness, le dicen). Piense en el largo plazo y aprenda a no olvidar casos como el del casi legislador que se refugió en San Lázaro. Así, el método hará que la sorpresa se vuelva certeza en el paciente, quien sabrá que el punto, es uno de vista y sobre de él descansará precisamente el mundo (o sea, la forma de percibirlo). Con esa certeza y con esa dignidad es como el mundo será quien se extrañe con uno. Si es que deja de hacer este ejercicio.

 

TE RECOMENDAMOS:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo