La elección de Estado en el Edomex

El gobierno federal decidió mantener su campaña a favor de su partido en el Estado de México

La elección de Estado en el Edomex

El lunes 3 de abril, al comenzar la veda electoral en el Estado de México, Coahuila y Nayarit, el gobierno federal decidió mantener su campaña a favor de su partido en el Estado de México.

Ese día y sin importarle cámaras y micrófonos, el encargado de vigilar el cumplimiento de los preceptos constitucionales y atender los asuntos de política interior y conducir las relaciones del Poder Ejecutivo con las diversas fuerzas políticas de nuestro país dijo: “…me atrevo a decirlo con mucha claridad, es amigo personal, a quien le respeto y a quien, y no sé, gobernador, con esto de la veda si pueda decir, que no es solo reconocido por su servidor, es reconocido por la gente de este gran estado, porque da la cara, porque enfrenta los retos y porque da resultados. Ese es Eruviel Ávila”.

El responsable de la política interior violando la política interior, violando una norma electoral, violando la ley, violando el propio discurso del gobierno de la República. El PRI-Gobierno reafirma el sello que distingue a este gobierno: La ilegalidad.

El exgobernador de Hidalgo es un hombre de piel sensible, que vive eternamente en el “sospechosismo” hasta de sus compañeros de partido, pero también es un operador electoral, un “mapache” como se les conoce aquí.

El 15 de agosto de 2015 -según registros periodísticos- el titular de aquella dependencia convocó a un encuentro en el que asistieron 12 secretarios de Estado y el líder nacional del PRI, Enrique Ochoa, así como el gobernador mexiquense, Eruviel Ávila.

En esa reunión participaron también el entonces subsecretario de Gobernación, Luis Miranda (hoy titular de la Sedesol), y el entonces director de la Profeco, Ernesto Nemer, actual coordinador de campaña del candidato priista Alfredo del Mazo.

Esa noche, la instrucción fue intensificar la entrega de apoyos sociales, lanzar nuevos programas y que el gabinete presidencial reforzara su presencia en la entidad. Naturalmente el hidalguense no se manda solo. El origen de las órdenes fue Los Pinos.

Y la orden fue obedecida al pie de la letra: En los últimos siete meses, 21 funcionarios federales -incluyendo secretarios de Estado- realizaron al menos 107 visitas públicas a municipios mexiquenses para entregar apoyos o lanzar programas.

Desde aquel 15 de agosto, el gobierno federal y el del Estado de México han repartido dádivas (monederos electrónicos, computadoras y despensas) por un monto de unos 500 millones de pesos, sólo contabilizando lo que los mismos funcionarios han anunciado. En esta elección, el tope de gastos de campaña para los candidatos es de 285 millones de pesos.

Estas dádivas, disimuladas como “apoyos sociales”, se repartieron en diferentes municipios en actos encabezados por secretarios de Estado y el gobernador Eruviel Ávila.

Recursos para educación especial, estímulos a docentes, becas para estudiantes de secundaria y preparatoria, cheques a transportistas, entrega de 29, 413 tarjetas bancarias “La Efectiva Liconsa”, laptops, créditos para ampliación de vivienda y vales para estudios de laboratorio forman parte del abanico de estas dádivas entregadas por los gobiernos de Enrique Peña Nieto y de Eruviel Ávila.

Los apoyos entregados en estas últimas semanas se han disimulado en 230 programas federales y estatales de combate a la pobreza, de los cuales 170 no cuentan con reglas de operación, ni con población objetivo clara ni son auditables sus recursos. Es decir, el gasto es discrecional y no se tiene la obligación de comprobar. Así de tramposo es el asunto en el Estado de México.

En el Estado de México hay una elección de Estado y si no que le pregunten al PRI-Gobierno que está operando a favor del PRImazo y así buscan quedar bien con su jefe en los Pinos.

 

TE RECOMENDAMOS: