Extinción colateral

La vaquita marina es el cetáceo más chico del mundo y algunas organizaciones aseguran que su extinción es casi inminente.

Extinción colateral
Por Ibero

En las aguas frías y turbulentas del mar de Cortés, habita un mamífero enigmático y único en su especie. Como si se tratara de una criatura legendaria, son pocos los pescadores y marinos que pueden presumir haberlas visto. La Phocoena Sinus, o comúnmente llamada vaquita marina, es un cetáceo de origen mexicano que está a punto de desaparecer.

La vaquita marina es una especie endémica de México que habita en las aguas del Alto Golfo de California. Es el cetáceo más chico del mundo y algunas organizaciones aseguran que su extinción es casi inminente, pues en los últimos monitoreos se contabilizaron 29 ejemplares.

En las mismas aguas del mar de Cortés en las que habita la vaquita marina, algunos barcos piratas avientan redes para capturar a la totoaba, quitarles su vejiga natatoria, y venderla ilegalmente al mercado chino. Son en estas redes en las que la vaquita queda atorada y muere de asfixia.

Un negocio que busca satisfacer las creencias de la cultura asiática, en la que le atribuyen propiedades medicinales y afrodisiacas al buche de totoaba, está provocando la desaparición de una especie mexicana.

El tráfico ilegal del buche de totoaba trae consigo ganancias exorbitantes a los barcos piratas. Un negocio turbio que no solamente afecta a la totoaba y a la vaquita marina, también a los miles de pescadores que a diario se enfrentaban a las mareas del Alto Golfo de California en busca de otras especies, hasta que el gobierno mexicano decidió detener la pesca en esta zona para evitar la extinción de la vaquita marina.

La situación que actualmente se vive en el Alto Golfo de California no es fácil. La pesca ha sido prohibida, el crimen organizado sigue comercializando con la totoaba, y la vaquita marina sigue siendo víctima de una extinción colateral.

En Publimetro TV: Todo lo que debes saber de la vaquita marina