Cuando el tiempo te hace grande

Fue espectacular que las 85 mil personas cantaran de principio a fin "La señal", que fue su primera canción, a "Clavado en un bar" que fue la última

Cuando el tiempo te hace grande

No cabe duda que, quienes tuvimos la oportunidad de ver en acción a Maná en el festival Pal Norte en la ciudad de Monterrey, fuimos testigos de un capítulo muy importante de la banda en su historia. Nunca habían estado en un festival similar en México, aunque en Alemania, España, Brasil y algunos otros países sí.

Y fue espectacular que las ochenta y cinco mil personas cantaran de principio a fin La señal, que fue su primera canción, a Clavado en un bar, que fue la última, algo poco visto y es que generar esa energía en todo un festival con público tan variado debe ser misión casi imposible. Sólo dieron una entrevista y fue para un servidor así que aquí va la esencia de lo platicado:

¿Cómo va Maná con la explosión del entorno digital?

—No pues seguimos con la redes sociales al día, Maná inclusive es una de las primeras bandas que empezó con una página web y poco a poco se fueron abriendo otras redes como el Facebook y Twitter, obviamente ahorita que está Spotify, pensamos que es una herramienta que obviamente ha cambiado muchísimo la industria, lo que sí es muy importante es no dejar de hacer buenas canciones porque por más energía que tienes en lo digital, si no tienes buenas canciones pues nomás no le llegas a la gente.

¿A la hora de sentarte a componer, a crear una pieza musical, es más difícil que antes?

—Sigue siendo igual lo que nosotros extrañamos es que antes los discos eran como ver un libro completo, ¿no? Y bueno, Maná siempre ha sido un grupo bohemio, nos gusta tomar el tiempo para hacer buenos álbumes y tú recordarás de ¿Dónde jugarán los niños? venían canciones buenas de la uno a la 10, seguimos con esa filosofía de decir vamos a sacar un álbum y tiene que ser así, pero también se vale sacar las canciones sueltas siempre y cuando tengan calidad y tener algo qué decir a través del texto, de la lírica, etcétera, entonces hay que irse adaptando a los tiempos, sin tener que vender tu arte. Con tu forma de comunicar desde el alma, desde el corazón, como Maná siempre lo ha hecho.

¿Como ven la música en México? ¿En Latinoamérica?

—En general un poquito muy enclaustrada hacia el reggaetón, demasiado clavada en ese género, no todos, hay gente que hace fusiones también para bailar, sabrosas, pero me parece que se ha exagerado con eso porque hay muchas diversidades de ritmos que pueden mover el trasero de la gente. Y por otro lado, también siento que hacen falta bandas que salgan con textos. No digo que no hay, pero sí. A mí me siguen gustando las clásicas. Últimamente estaba escuchando mucho Zoé. Hay una canción que se me hace una joya que se llama Arrullo de estrellas.

¿Cómo va a estar Maná de cara al cierre de este año?

—Acabamos el tour de “cama incendiada”, como más de 100 conciertos en muchas partes del mundo y ahorita vamos a estar más relajados. Nos venimos a este festival por que no invitaron y nos encantó la idea, vamos a ver que les tenemos para el futuro pero ahorita descansando, quitándonos lo amargo de todo lo que paso en los EU porque eso lo vivimos en carne propia, en el momento de la gira estaban las elecciones y estaban durísimos los madrazos y el mensaje para los mexicanos es que no tengamos miedo, que no nos asusten, ya se vio que este personaje es muy payaso y lo más importante es que México es un país sólido y que siempre ha sido buen vecino. La preocupación más real de los inmigrantes mexicanos que están allá que los quieren votar, entonces habrá que ver como se ayuda, este año vamos a estar sobres con ese tema y seguimos con nuestra fundación “selva negra”, traemos un proyecto de siembra de árboles con el banco interamericano de desarrollo grandísimo y ahí estamos haciendo otras cosas, lo pueden ver los chavos en nuestra página de “selva negra” y decirle a México que vamos a volver pronto, que los queremos muchísimo a toda la raza que nos escucha, nos sentimos muy mexicanos en cualquier parte del mundo y así lo externamos siempre.

Pues yo solo me resta agradecerles, la verdad es que siempre es un placer platicar con ustedes, se les admira, se les respeta, no de hoy si no de hace mucho tiempo. Felicidades por el trabajo, gracias Maná.