Urge Fiscal Anticorrupción

Esta semana se anunció la detención en Italia de Tomás Yarrington, ex gobernador de Tamaulipas, hecho que ocurre con un retraso de 12 años

Urge Fiscal Anticorrupción

A principios de esta semana se anunció la detención en Italia de Tomás Yarrington, ex gobernador de Tamaulipas, hecho que ocurre con un retraso de 12 años.

Yarrington tiene una orden de aprehensión en México por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Sin embargo, en Estados Unidos está acusado por fraude, asociación delictuosa, vínculos con el crimen organizado, robo de dinero público, lavado de dinero y evasión de la justicia.

Aún no se define dónde será juzgado, pero fue Estado Unidos, el país que participó en la detención con las autoridades italianas.

La semana pasada fue detenido Édgar Veytia Cambero, quien se desempeñaba como fiscal de Nayarit. Fue aprehendido al cruzar la frontera Tijuana-San Diego. Sin embargo, el gobernador del Estado, Roberto Sandoval, afirma que su administración no contaba con información que vinculara al fiscal con el crimen organizado.

Estas omisiones y “versiones” deben prender alarmas al Estado mexicano en su conjunto. Debería revisarse el perfil de los candidatos en las próximas elecciones de Nayarit, se trata de garantizar seguridad a sus habitantes. A la par, y por congruencia, debería renunciar el gobernador Sandoval.

Todos estos personajes engrosan la larga y vergonzosa lista de funcionarios corruptos, cuyas actividades ilícitas han salido a la luz recientemente. Tenemos a Borge, a Los Duarte, a los Padrés, Moreiras, y muchos más, que tiene como eje, el daño al dinero público y asociaciones delictuosas que dañan el tejido social de nuestro país.

México debería estar preparado para prevenir, investigar y sancionar puntualmente estos casos. Por ello urge apurar los trabajos para nombrar al Fiscal Anticorrupción.

Hace aproximadamente dos años, se reformó la Constitución para dar nacimiento a la Fiscalía Especializada en Materia de Delitos Relacionados con Hechos de Corrupción y el Senado de la República aún no designa a su titular.

A lo largo de ese tiempo se han escrito miles de líneas sobre el hecho y se han abordado discusiones en todos los sentidos, al grado de tener ya una idea clara de lo que se pretende. Por lo tanto, no veo la razón de demorar la aprobación de la persona idónea para ocupar dicho cargo. Personalmente pienso que tal hecho no debe aplazarse más allá del actual período de sesiones; es decir, no debe ir más allá del 30 de abril.

Recordemos que la fiscalía anticorrupción se insertó en la reforma constitucional de mayo de 2015. La idea es convertirla en una herramienta que permita la persecución de delitos de corrupción, precisamente, tan necesaria en un país carente de una instancia similar.

Estoy convencido de que la figura de fiscal anticorrupción es la piedra angular en el Sistema Nacional Anticorrupción. Igualmente, de que hay que tener mucho cuidado con la credibilidad a que tenga que someterse el nombramiento, poniendo profundo cuidado, y la armonía que la sociedad reclama.

A juicio muy personal, debemos evitar caer en el juego de los partidos, algunos de los cuales desearían un fiscal a modo para moverse a sus anchas si es el caso de que lleguen a ocupar la Presidencia de México, o prolongar la impunidad de la que hasta hoy han gozado.

En lo que respecta a este nombramiento, es necesario actuar de acuerdo con la demanda de la sociedad, que ya exige las mejores respuestas, además de inmediatas. Ya no podemos esperar más. Ya se instaló el Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción y no puede permanecer incompleto.

¿Por qué dar más largas? Se antoja pensar en que postergar el nombramiento también es un acto de corrupción. O ¿cuántos funcionarios y gobernadores deben ser detenidos para entender que es necesario evolucionar en el combate a este flagelo?