Nissan GTR: hace de México su casa

Esta semana llegó lo que se considera el mayor portento de tecnología deportiva de Nissan en el mundo.

Mediante una gran demostración de su poder en la recta frente a pits del Autódromo Hermanos Rodríguez,  previo a su arribo en helicóptero, el auto corrió, quemó llanta, hizo “donas” y demostró lo que un ejemplar puede hacer sentir a una multitud que lo esperaba ver en una estupenda noche que enmarcó el espectáculo de luz y rayo láser para ni más ni menos que el GTR.
Mayra González, presidenta y directora general de Nissan Mexicana lo presentó como Godzilla, el gran auto japonés deportivo que ahora podrá ser ordenado bajo pedido en cualquiera de sus 230 distribuidoras en el país. No es sólo su precio de 2.5 millones de pesos en lo que se debe fijar uno, sino en la tecnología, mejoras y en la escasez del mismo. Quien lo tenga tendrá un motor firmado por un ingeniero japonés que ha dedicado su vida a la ingeniería de motores en Nissan; los maestros Takumi hacen cada uno de ellos y sólo son cinco.

 

Quien tenga el placer de poder comprarlo, tendrá una pieza casi única pues la capacidad de producción no va más allá de unas tres mil unidades al año para todo el mundo y con la demanda que tiene se volverán muy pocos para México.  No son sólo 560 caballos de un súper deportivo que, déjeme decirle, en la ciudad apropiada quizás hasta pueda ser su auto personal de todos los días y también una máquina capaz en las pistas.
Hoy se demuestra quién es quién, un auto que compite en las grandes ligas contra alemanes e italianos, tiene a los coleccionistas y futuros dueños esperándolo para llegar a su garaje y a todos con la ilusión de tan sólo verlo pasar; innegable el bienestar para la marca Nissan y sus autos en el país… Si lo ve en la calle tómele una foto, no creo que lo vea muy a menudo. Bien por Nissan.