El puente Coahuila-Mónaco

El ex gobernador, Humberto Moreira, es investigado por presuntos nexos con Los Zetas y fue detenido en España por delincuencia organizada y lavado de dinero

Por David Olivo

De Humberto Moreira ya nada podría sorprendernos. Endeudó Coahuila, es investigado por presuntos nexos con Los Zetas y fue detenido en España por delincuencia organizada y lavado de dinero. En el colmo del cinismo, regresó a México dispuesto a volver a la política y ahora compite por una diputación por el Partido Joven.

Y justo cuando pensábamos que ya nada podría sorprendernos del coahuilense, una investigación en Estados Unidos evidenció su enriquecimiento ilícito. Para ello, utilizó a su esposa y a su cuñada para manejar cuentas bancarias en Mónaco e Islas Caimán por un monto de 62.1 millones de dólares, algo así como mil 200 millones de pesos.

Luego de ser sorprendido, Moreira se atrevió a negar que conoce Mónaco y las Islas Caimán, donde conserva su riqueza de dudoso origen. De risa.

“Las infamias son tan grandes que sólo les falta decir que tengo un terreno en la luna y otro en Marte”, escribió el ex gobernador de Coahuila en su perfil de Facebook.

“Una novela, que si mi familia tiene recursos en Mónaco, no conozco Mónaco, nunca he ido, que si en las Islas Caimán; soy maestro de Geografía y aún así tuve que dar una revisada en Google Earth para ubicarlas, no las conozco. No tengo dinero en las Islas Caimán, ni en Mónaco, no tengo dinero ahorita para hacer la gira, por eso es que programamos los últimos días de gira en el estado”.

Moreira es sólo una parte de la maquinaria que logró ganar a la actual administración a billetazos. Aquel 1 de diciembre de 2012, se tomó una fotografía con el jefe del Ejecutivo, después de rendir protesta como Presidente de México, pero nunca vislumbró que esa imagen pasaría a la posteridad.

Algunos medios la llamaron “la generación de la transa”, otros “la generación de rateros”, otros “la generación de la corrupción”.
La imagen es icónica en tiempos en los que el jefe del Ejecutivo sólo anhela una cosa: dejar el cargo, porque los problemas del país lo han desbordado. En aquella imagen, Peña se ve rodeado por Javier Duarte, César Duarte, Rodrigo Medina, Fausto Vallejo, Andrés Granier, Roberto Borge y Roberto Sandoval.

Algunos de ellos estuvieron en la cárcel, otros siguen presos esperando juicio, otros son prófugos de la justicia, otros están escondidos buscando ampararse ante una eventual orden de captura. El mejor título de esa gráfica es la generación de la transa, porque ese fue su legado.

El que Humberto Moreira haya sido expulsado del PRI no exonera al partido de la responsabilidad de haberlo protegido. Moreira presumió, en una entrevista a modo, que durante el tiempo que estuvo en prisión en España ocupó el tercer lugar en la jerarquía de un grupo de mafiosos.
Así es Moreira, un sujeto que mal gobernó Coahuila, que endeudó a su estado a ritmo de “chuntaro style”, que lo exoneró su hermano (actual gobernador), que dirigió al PRI en una de las peores crisis políticas de ese partido, que fue a España para ser detenido (mejor que aquí) y ahora se le descubre un enriquecimiento de más de mil 200 millones de pesos.

Pero Moreira dice que es maestro de Geografía. Posiblemente de ahí que haya aprendido a ya no viajar a España y mejor ocultar sus riquezas en Mónaco e Islas Caimán, donde nadie podrá molestarlo ni investigarlo. Así es el Moreira del PRI, aunque quieran disfrazar su expulsión.

 

TE RECOMENDAMOS:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo