Con Guadiana, electricidad gratuita

El candidato de Morena a la gubernatura de Coahuila, Guadiana Tijerina, anticipó que en su mandato 80% de los ciudadanos no pagarán luz eléctrica por un lapso de 25 años

Por César Cravioto

El bienestar y progreso de las familias es el núcleo del programa de desarrollo de Armando Guadiana Tijerina, candidato de Morena a la gubernatura de Coahuila.

Con tal finalidad, asegura que al asumir el gobierno pondrá en marcha un ambicioso y democrático programa de generación de energía eléctrica destinado a beneficiar a la ciudadanía.

En efecto, Guadiana Tijerina anticipa que en su mandato, 80% de los hogares de Coahuila no pagarán luz eléctrica por un lapso de 25 años.

Aunque a primera vista pudiera parecer una propuesta de difícil realización, descansa sobre sólidas bases de ingeniería financiera, pues se basa en un programa de desarrollo sustentable destinado a mejorar las condiciones de vida de la población.

En la consecución de este proyecto sobresale la construcción de un Parque Eólico que permitirá, como antes señalé, que 80% de las viviendas –es decir, 885 mil usuarios– de Coahuila no paguen luz eléctrica.

En la construcción de esta planta industrial, que contará con 200 aerogeneradores para producir 400 megawatts, se invertirán 800 millones de dólares, será autofinanciable y se pagará con el consumo de energía eléctrica del alumbrado público y del bombeo de agua potable de las principales ciudades de la entidad.

Mediante este Programa de Infraestructura Eléctrica se subsidiará hasta con 300 kilowatts/hora al bimestre a las familias de las colonias populares en la entidad, sin endeudarla ni siquiera con un quinto. Y además, los recibos de los usuarios llegarán en ceros.

Se trata del primer gran proyecto público de generación de energía no contaminante en el país, una de las principales exigencias de la sociedad, porque ésta comprende que de no invertirse en este tipo de proyectos sustentables y ecológicos, todas las entidades del país terminarán por sufrir contingencias ambientales tan graves como la que hoy enfrenta la Ciudad de México. Y que ha puesto en riesgo la salud de los capitalinos.

En contraste, el proyecto enarbolado por Guadiana demostrará que los gobiernos federal, estatal y municipal pueden y deben invertir en proyectos sustentables orientados a la protección del hábitat y a garantizar la salud y la calidad de vida de su población.

Porque, a pesar de la antipatriótica venta de algunos de nuestros recursos naturales, debe entenderse que en última instancia éstos son propiedad de la nación, es decir, de los mexicanos.

Por tanto, si las empresas privadas efectúan multimillonarios negocios con la generación de energía en México, como hacen la CFE y subsidiarias, con mayor razón los gobiernos deben invertir en la creación de nuevas tecnologías, pero no con la finalidad de abultar los bolsillos de los corporativos, sino para ofrecerle energía barata y de máxima calidad a los usuarios, en primer lugar a los de las zonas populares.

Además de preservar un medio ambiente limpio, esta nueva planta industrial ofrecerá empleos fijos a cientos de coahuilenses, y rescatará el espíritu de solidaridad que emerge del trabajo colectivo y del convencimiento de que se labora por el bien común.

También quedará claro que cuando se tiene voluntad política es posible transformar, para bien, el rumbo de una entidad. Y en su caso, de la nación.

“Para que las cosas cambien”, suele decir Armando Guadiana, “debe instaurarse un gobierno ciudadanizado”.

Este proyecto social para la generación de energía limpia, no contaminante, demuestra que habla en serio. Porque pone a la ciudadanía como eje del desarrollo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo