Lo inseguro de tu seguro

Todos los que pagamos un seguro de auto, vida, gastos médicos, estamos en realidad apoquinándole para el siniestro de alguien más, pero hay de primas a “primos”

Lo inseguro de tu seguro

Alguna vez mi querida amiga Ely, quien entró muy joven y de lleno al área de aseguradoras, me comentó que era “el gran negocio, porque se vendía algo que no existía”. Y así, todos los que pagamos un seguro de auto, vida, gastos médicos, estamos en realidad apoquinándole para el siniestro de alguien más, pero hay de primas a “primos”

Nomás de ociosa me pongo a elucubrar si un hombre de las cavernas pudiese haber conseguido un seguro contra una avalancha o contra un felino dientes de sable. Tal vez la historia hubiera sido otra. De los registros más antiguos y por cierto persa, no por borracho sino por la región, es el Código de Hammurabi, donde desde el año 1760 a. C., narraba que para “compartir” el riesgo de las pérdidas de las mercancías transportadas por las caravanas o los barcos, los comerciantes se reunían y “repartían” su mercancía entre varias caravanas o cargamentos, de forma que compartían el riesgo y en caso de perderse o destruirse no les llevara a la “pérdida total”, sino a una pequeña parte de la misma, lo que eliminaba el riesgo de quiebra del comerciante. Caramba, tan civilizados en el comercio y tan brutos en la discriminación hacia la mujer dentro de ese mismo código.

En Grecia desde el siglo VI a. C., los griegos contaban con algo parecido a un seguro, que por cierto era organizado por las asociaciones religiosas, claro lo único que se aseguraba era el pago del funeral en caso de muerte, además del abono de cierta cantidad monetaria para los familiares. ¿Qué tal? Esta práctica fue adquirida por Roma, quienes copiaban (dándoles una tropicalizadita) la mayoría de las ideas griegas. También los cretenses, quienes “andaban en el agua”, mucho antes que los fenicios, escribieron en la Ley del Mar de Rodas “que cada comerciante pagara una pequeña cantidad de dinero para constituir un fondo común que resarciera de sus pérdidas al comerciante que hubiese perdido su mercancía”. Luego hasta el Coloso se les cayó, y ese no estaba asegurado, pero el mentado fondo sirvió para irla librando. Hindúes y babilonios contaban con seguros denominados Préstamos a la Gruesa, sin albur, (aunque dependiendo de cómo esté igual y sí le presto). Y nuevamente era un asunto de comercio marítimo y los dueños de los barcos tomaban prestado dinero de los banqueros de la época, con el fin de comprar cargamento y financiar sus viajes. ¿Y los intereses apá?

En la Edad Media el comercio se extendió entre países y continentes. Había que garantizar la solvencia financiera en el caso de naufragios y otras contingencias que pudieran surgir en los largos trayectos de las naves mercantes. Y ahí si tenía un ingenuo aval o un cochinito lleno de monedas.Pero fue en Londres que nació la primera compañía de seguros, en el año 1680, aunque su creación no se debió sólo a la actividad comercial marítima, sino a un terrible incendio que asoló la capital en 1866. De este modo, la primera compañía aseguradora también creó el seguro de incendios. ¿Y qué creen? ¡Esa compañía aún existe! Claro ha cambiado de nombre, se ha fusionado y demás vericuetos pero ai tá.Ya para la primera mitad del siglo XVIII surgían sociedades aseguradoras como hongos, si bien muchas tronaron como chinampinas por especuladores, que conste que no dije especuleros. El Parlamento británico decidió endurecer el reglamento al grado de que les costó uno y la mitad del otro poner una aseguradora restringiendo las licencias.

El resultado: Sólo dos compañías pudieron ejercer esta actividad legalmente, siendo una de ellas la prestigiosa y aún activa aseguradora Lloyd´s. Si eso hubiera ocurrido aquí en México seguramente hubieran sido las compañías del hijo de algún político o cosa por el estilo. Ya para estas alturas uno compraba un seguro no sólo contra desastres naturales e incendios, sino que se diversifican las coberturas, incluyendo los daños causados por terceros o los seguros de vida y accidente. Vamos, casi casi puede uno asegurarse contra cualquier cosa que le cause incertidumbre. Y pa’ que la “casa no pierda” las compañías ahora calculan riesgos, de manera cada vez más meticulosa. Y grandes matemáticos y economistas han aportado teorías que les sirven al dedillo como Pascal y Fermat, con sus trabajos acerca del cálculo de probabilidades, además de los estudios sobre la mortalidad de Halley y la Ley de los Grandes Números de Bernuolli. Caramba y yo que no entiendo ni el estado de cuenta de la tarjeta bancaria.

Lo chido

• En Gran Bretaña existe una póliza de seguro en caso de que alguna de tres famosas hermanas escocesas, pertenecientes a un grupo cristiano, resultara embarazada sin haber perdido la virginidad por obra y gracia del Espíritu Santo, ¿La cobertura? Un millón de libras.

• Existe una aseguradora que nos cubre contra la posibilidad de que nos secuestren los ET sin importar de qué galaxia o planeta, ni si es de X-Files, reptiliano o Anunaki. Y por una tarifa extra, brindan protección por si uno de los extraterrestres nos deja embarazadas como en Alien.

• Seguro contra los fantasmas. La aseguradora desembolsará un millón de libras esterlinas si el asegurado fallece o queda discapacitado por la aparición de un fantasma que, por quererlo o no, mata o deja incapacitado al asegurado. De ahí a poder probarlo, esa es otra cosa.
Lo que calienta

• Qué curioso, hablando de los hindúes y sus préstamos sobre la gruesa, antes si no tenías un accidente, sin más ni más te entregaban su dinero; sin embargo, la eliminación de éstos,a causa de la peregrina ocurrencia del cobro de intereses que instauró, en 1230 el Papa Gregorio IX, provocó que se creara “la prima del seguro”, y como a la “prima se le arrima” una cantidad, desde entonces debe abonarse una lanita como indemnización en caso de siniestro.

• En Estados Unidos, el gran impulsor de los seguros fue Benjamin Franklin. Quien esperamos haya tenido uno de vida.(Oooops).

• Una compañía cinematográfica sacó un seguro en Lloyd’s por un millón de dólares contra la posibilidad de que su actriz central se enamorase y se casase durante el período en el que durara su contrato.
Para pensarle

Hay quienes piensan que la decisión de la cantante estadounidense Taylor Swift de asegurar sus famosas piernas en 40 millones de dólares es algo novedoso, pero se han asegurado las de Rossy Mendoza en un millón, las de Hugo Sánchez y hasta las de Borja. Pero históricamente se han asegurado narices de perfumistas o manos de pianistas. Aquí algunas peculiaridades: Gene Simmons. Ocupación: músico (KISS). Parte del cuerpo: lengua. Asegurado por: $1 millón; Jennifer López. Ocupación: cantante. Parte del cuerpo: trasero. Asegurado por: entre $27 millones y 800 melones; Tom Jones. Ocupación: cantante. Parte del cuerpo: vello del pecho. Asegurado por: $7 millones; Ben Turpin. Ocupación: actor mudo. Parte del cuerpo: ojos bizcos (en caso de que regresen a la normalidad). Asegurado por: entre $25.000 y $100.000. Cristiano Ronaldo. Ocupación: Futbolista. Parte del cuerpo: piernas. Asegurado por: $144 millones; David Lee Roth. Ocupación: cantante (Van Halen). Parte del cuerpo: esperma (en caso de un hijo no deseado). Asegurado por: $1 millón. Mariah Carey. Ocupación: cantante. Parte del cuerpo: Piernas. Asegurado por: $1 billón. Keith Ricards. Ocupación: músico (The Rolling Stones). Parte del cuerpo: manos. Asegurado por: $1.6 millones. Egon Ronay. Ocupación: crítico de comida. Parte del cuerpo: papilas gustativas. Asegurado por: $400.000. Dolly Parton. Ocupación: cantante. Parte del cuerpo: pechos. Asegurado por: $600.000 c/u. Y la más feliz: la barba de Papá Noel. Fue asegurada por Brady White, el “Santa Claus profesional” de la tienda neoyorkina Macy’s.

Arriba

Durante el Imperio de Maximiliano de Habsburgo en nuestro país (el Segundo Imperio), los seguros tanto de vida como de incendio –que ya funcionaban en su natal Austria– se empezaron a establecer en México a través de varias compañías, fomentando e incrementando la actividad aseguradora local, siendo La Previsora la primera compañía de seguros mutuos contra incendio.

Abajo

La primera “Polizza” de la que hay documento data de 1347, y aseguró la nave Santa Clara en su viaje desde Génova a la isla de Mallorca.

Ejecutados

22 muertos en el ataque terrorista de Manchester, de los que 16 eran menores de edad. Uno como sea, ¿pero las criaturas?