Instrucciones para pensar como político

Para ser leídas con: “Future Politics”, de Austra

Por Eduardo Navarrete

Paso 1. No tema, únase al enemigo

Para convertirse en político, usted requiere justamente lo contrario: cerrarse al más mezquino y unipersonal de los intereses y regodearse de compadrazgos, favores y ligas que tiendan a exclusivamente ver por uno. De esta manera podrá garantizar el deterioro del erario en favor de lo que realmente importa: sus múltiples cuentas (sin siquiera sospechar que eventualmente caerá en cuenta que toda causa genera consecuencias).

Paso 2. Entienda el origen

El partido político nace con la consigna de ser un enlace entre el pueblo y el gobierno, pero si el sentido común dictara las reglas, sobrarían razones para asegurar que desde hace varios lustros éstos hubieran desaparecido. Aproveche que afortunadamente el sentido común es precisamente raro y haga carro completo: plante a familiares en puestos directivos, genere empresas fantasma y traiga útiles prestanombres a su imperio, ya que el tiempo está en su contra sólo tiene seis años para juntar todo lo que pueda para el resto de su vida y de sus generaciones.

Paso 3. Prepare su legado

Viaje, coma, compre y despilfarre. Eduque a sus hijos a hacer lo mismo, ya que seguramente tomarán la batuta de su legado gracias a la serie de favores sembrados con dedicación y sudor. De preferencia no repare en ver costos, ya que todo podrá ser cargado a gastos de representación y para eso está el pueblo: para mantener vigente el clima democrático de la nación.

Paso 4. Olvide las consecuencias

No hay cómo entender, si un gato evita orinar su propia cama, hemos de rendir ciega pleitesía a la cultura del “no hay consecuencias”. Si los políticos representan al pueblo, más de una metáfora queda para reflexionar en torno al descaro e indolencia, tanto de quien roba como de quien no cuestiona el método y la acción para llevar a cabo el timo.
Pero como en política, robar lo es cuando se trata de 100 millones para arriba, usted no se preocupe y vaya por esos jugosos 99.

Paso 5. Todo con exceso

Procure caer en todo tipo de excesos. Levántese y supérelos. Piense que si ya logró acceder a su curul o escaño, por obra y fuero divinos tiene natural derecho a first class, VIP, infinite platinum select y todos los apelativos para pasar por encima de todos siempre que esto sea un privilegio como reconocimiento a haber hecho trampa en alguna elección. La cleptocracia premia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo