La esperanza se vota

La fuerza moral y política de los candidatos de Morena Delfina Gómez Álvarez y Armando Guadiana Tijerina, permite anticipar que darán fin a la autocracia ejercida por el PRI en ambas entidades.

Por César Cravioto

Para las elecciones del próximo 4 de junio, en el Estado de México y Coahuila el gobierno federal ha desplegado una poderosa maquinaria electoral destinada a la compra del voto. Pero la fuerza moral y política de los candidatos de Morena Delfina Gómez Álvarez y Armando Guadiana Tijerina, permite anticipar que darán fin a la autocracia ejercida por el PRI en ambas entidades.

Un pronóstico que se refuerza con la reciente decisión de los candidatos del Partido del Trabajo, en una y otra entidad, de declinar su candidatura en favor de los representantes de Morena.

En el Estado de México, la estrategia de inducción del voto de las administraciones federal y estatal es del tamaño de su miedo: entregan tarjetas Salario Rosa y la Efectiva Liconsa, de Banorte, a cambio de la credencial de elector, al tiempo que canalizan a los votantes los apoyos de 230 programas federales y estatales de combate a la pobreza.

El 31 de mayo, más de 8 mil funcionarios del gobierno mexiquense recibirán en su nómina 10 mil pesos “como apoyo a la comunidad”, es decir, al PRI. Y funcionarios federales, estatales y gobernadores priistas se encuentran en las veinte regiones del estado para maniobrar la estrategia en respaldo del candidato priista.

Como lo comprueban documentos en poder de Andrés Manuel López Obrador, los secretarios federales de Educación y de Salud, Aurelio Nuño y José Narro, y sus correspondientes homólogos locales, Ana Lilia Herrera Anzaldo y César Gómez Monge, son los encargados de repartir recursos en Cuautitlán Izcalli y Ecatepec.

Con el auxilio de miles de brigadistas, a los gobernadores Alejandro Moreno, Héctor Astudillo, Aristóteles Sandoval y Omar Fayad, de Campeche, Guerrero, Jalisco e Hidalgo, les corresponde inducir el voto, entre otros municipios, en Texcoco, Huixquilucan, Naucalpan, Tlalnepantla y Tecamac.

Sin embargo, múltiples evidencias dan fe del agotamiento del PRI y de sus partidos subalternos, y de la enorme posibilidad de que la maestra Delfina Gómez, pese a enfrentarse a una innegable elección de Estado, venza en los comicios y ponga punto final a 88 años de gobiernos priistas. Tendencia que se refuerza con la decisión del candidato del Partido del Trabajo, Óscar González Yáñez, de declinar en beneficio de Gómez Álvarez.

La corrupción del gobierno estatal, ejemplificada con el sinnúmero de contratos concedidos a Grupo Higa y OHL-México, las firmas favoritas de Enrique Peña Nieto y Eruviel Ávila (que la administración de éste consiguió mantener en reserva hasta 2024) y el auge del crimen organizado, entre un sinfín más de problemas fueron el cimiento del descontento ciudadano, el cual encontró respuesta en la campaña a ras de tierra de la candidata de Morena.

Día con día, a la candidatura de la maestra se adhieren miles de ciudadanos, algunos procedentes de otras fuerzas políticas. Y no sólo la respaldan militantes de base de otros partidos: en lo que va del proceso electoral, por lo menos 400 dirigentes de diversos organismos han manifestado su abierta simpatía por la maestra, entre ellos, una veintena de líderes del PRI, Acción Nacional, del PRD y el Partido del Trabajo.

Como nunca antes, a pesar del dispendio oficial en la compra del sufragio, la alternancia política en el Estado de México está al alcance de la mano.

Adiós al conservadurismo

Todo apunta a que en Coahuila Armando Guadiana Tijerina, candidato de Morena a la gubernatura, conseguirá remontar el conservadurismo del norte de la República, región en la que por regla general ha sido muy raquítica la fuerza de la izquierda.

Guadiana Tijerina se revela como un serio aspirante a ganar la gubernatura de la entidad, pronóstico que se refuerza con la decisión de José Ángel Pérez Hernández, del Partido del Trabajo, de declinar en favor de Guadiana su candidatura por la gubernatura.

En contraste con el ancestral dominio caciquil sobre la entidad, Guadiana es partidario de instaurar un “gobierno ciudadanizado”, al tiempo que manifiesta su decisión de combatir la impunidad y la corrupción.

También asegura que al asumir la gubernatura creará el primer gran proyecto público de generación de energía no contaminante en el país, gracias al cual 80 por ciento de las viviendas de Coahuila, que albergan a 885 mil usuarios, no pagarán luz eléctrica.

El respaldo ciudadano a la maestra Gómez Álvarez y a Armando Guadiana obedece también a que, sin reservas, se han adherido al ideario de Morena, que impulsa un programa de reformas económicas y sociales tendientes a redistribuir la riqueza, desterrar corrupción e impunidad, restaurar la unidad del país y dar cauce al renacimiento de la nación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo