El voto decisivo

Este domingo, cerca de 19 millones de ciudadanas y ciudadanos podrán decidir el futuro que quieren en el Estado de México, Coahuila, Nayarit y Veracruz

Por David Olivo

Este domingo, cerca de 19 millones de ciudadanas y ciudadanos podrán decidir el futuro que quieren en el Estado de México, Coahuila, Nayarit y Veracruz. En el último estado, el PAN dio la sorpresa el año pasado y aplastó al PR-Gobierno. En Nayarit y Coahuila todo apunta hacia la alternancia y en tierra mexiquense el pronóstico esta reservado habrá sorpresas.

El año pasado, los electores dieron una lección y castigaron a los malos gobernantes, a sus pésimos representantes populares, cuya única misión fue enriquecerse. Ahí están los Duarte, Javier en una cárcel de Guatemala y César escondido en el extranjero. Ahí está Roberto Borge, también escondido por investigaciones en su contra.

En 2016, la ciudadanía dio una lección y este año lo podrá hacer nuevamente, solo basta la motivación de elegir el gobierno que quiere, a los alcaldes, diputados que quieren.

Uno de los sectores de electores más importantes, y olvidados por los candidatos, son los millennials, quienes muchas veces deciden no ejercer su voto -o eliminarlo al momento de votar- como una forma de protesta o de rebeldía, pero su voto, en particular, será determinante este domingo, así como lo ha sido en experiencias recientes nacionales como internacionales.

El año pasado, en el Brexit, el 75% de la población millennial no quería que Reino Unido saliera de la Unión Europea. Se manifestaron en redes sociales, pero el día de la elección no salieron a votar, lo que dio como resultado que el Brexit se concretara.

En las elecciones de Estados Unidos de 2016, Hillary Clinton tuvo una gran ventaja sobre Donald Trump en los sondeos, donde hay 75 millones de millennials (18 a 29 años), exactamente los mismos 75 millones que hay de baby boomers (51-69). Hoy, la historia sería distinta si los jóvenes que apoyaron a Hillary en redes sociales hubieran salido a votar.

Particularmente en el Estado de México, de los más de 11 millones de electores, 41% lo integran los millennials. Según datos del INE, hasta el 28 de abril de este año se tenían contabilizados, en la lista nominal de electores, 4 millones 644 mil 924 jóvenes, de entre 18 y 35 años, es decir. Y de este grupo, cerca de 1.4 millones de jóvenes votarán por primera vez para elegir al próximo gobernador.

Es por ello que ahora mismo es de vital importancia ganarse a este sector de jóvenes, pero no con salarios rosas o despensas o cubetas de plástico y gorras, sino con propuestas reales, concretas y que estas sean viables.

Porque mucho del abstencionismo electoral es porque los jóvenes piensan que la política electoral es sucia e ineficiente, o se encuentran decepcionados de los candidatos, están hasta la madre . Otros más no se sienten identificados ni tomados en cuenta por la clase política.
El verdadero cambio está en las manos de los jóvenes y no tan jóvenes, y hoy nos encontramos en un punto en que el que es posible cambiar la historia de Coahuila, Nayarit, Estado de México y fortalecer Veracruz, es por nuestro México.

México ya no se puede permitir repetir malas historias, malos sexenios, malos gobernantes. El país está en un paradigma que le podría permitir un cambio de fondo, pero ese cambio requiere del apoyo y empuje de esos casi 20 millones de electores convocados a las urnas el próximo domingo.

Este grupo tiene el voto decisivo y el país cuenta con él. Se puede

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo