Espionaje y futbol

Varios activistas han señalado que han sido víctimas de espionaje a través del programa Pegasus, adquirido por la PGR

Espionaje y futbol

Primero que nada, quiero aprovechar esta tribuna para felicitar a las Chivas. El equipo de Guadalajara conformado solo por jugadores mexicanos y que el fin de semana pasada, se proclamaron campeones del torneo de Clausura 2017 de la liga nacional.

Ahora imaginen que después de este campeonato, los aficionados se enteraran que las Chivas espiaron la estrategia de los Tigres, y que por eso se alzaron con el título de liga.

¿Cómo se sentirían?

Seguramente defraudados y traicionados, y estarían reclamando, por lo menos, la repetición del partido.

Pues algo así deben sentir los investigadores y activistas de la salud y el control de la obesidad, que fueron espiados a través de sus teléfonos celulares.

En febrero pasado, Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor; Luis Manuel Encarnación, de Contrapeso, y Simón Barquera del Instituto Nacional de Salud Pública “Salvador Zubirán”, señalaron que habían sido víctimas de espionaje a través del programa Pegasus, adquirido por la PGR.

Dicha vigilancia digital ilegal fue dada a conocer por el diario The New York Times, a partir de un informe elaborado por Citizen Lab, con ayuda de ONG´s locales de derechos digitales, SocialTic y R3D.

La sospecha va directamente contra ¡ni más ni menos! el Gobierno de la República.

Después de denunciar el espionaje en contra de los activistas señalados y de no haber recibido respuesta, 10 organizaciones civiles decidieron abandonar la Alianza para el Gobierno Abierto (AGA).

Después de meses de exigir una explicación el Instituto Mexicano para la Competitividad, Transparencia Mexicana, la Contraloría Ciudadana para la Rendición de Cuentas, GESOC, México Evalúa, Observatorio Nacional Ciudadano, Artículo 19, Social Tics, Cultura Ecológica y Control Ciudadano, decidieron romper hace unos días con la señalada alianza.

Estas organizaciones sociales que dejaron el Secretariado Técnico Tripartita (STT), con el que opera en México la Alianza para el Gobierno Abierto (AGA), denunciaron que “En México no existen las condiciones para una participación libre y segura de la sociedad civil que permitan avanzar en la agenda de la Alianza”

“El espionaje dirigido a defensores de derechos humanos y el incremento súbito de las amenazas a la libertad de expresión aumentan la desconfianza e impiden un diálogo entre pares con el gobierno”

Como recordaron los activistas: la Alianza para el Gobierno Abierto (AGA) es una iniciativa multilateral conformada por 75 países que trabajan en conjunto con la sociedad civil para promover la participación ciudadana, incrementar la transparencia, combatir la corrupción y usar la tecnología como habilitador de esta apertura.

En México, opera a través de un Secretariado Técnico Tripartita (STT), que es el espacio de toma de decisiones compuesto por tres partes: Poder Ejecutivo (SFP), órgano garante (INAI) y el Núcleo de Organizaciones de la Sociedad Civil (NOSC) para la toma de decisiones de la AGA”.

Lo preocupante del asunto, es que una autoridad bajo la duda de espionaje, va en sentido opuesto a la apertura, la transparencia y la confianza que deberían fomentar.

En este sentido, en los próximos días, exigiremos en el Senado de la República que se aclare todo este caso. Que el gobierno y los organismos responsables, den respuesta puntual a los señalamientos que hacen las organizaciones.

Desde aquí nuestra solidaridad a todas estas personas y organizaciones de la sociedad civil que luchan contra la impunidad, y desde su trinchera, aportan su esfuerzo para construir un mejor país.

México está al revés cuando el gobierno espía a sus aliados y no puede garantizar seguridad ni enfrentar el clima de violencia e incertidumbre, que afecta a todos los mexicanos.