¿Qué postura debe tomar México ante las decisiones de Trump de cancelar o renegociar tratados?

El país está en contra del proteccionismo; en la negociación del TLCAN no aceptaremos imposiciones unilaterales de aranceles ni cuotas de ningún tipo

¿Qué postura debe tomar México ante las decisiones de Trump de cancelar o renegociar tratados?

El jueves pasado, cuando se dio a conocer que Trump retiraba a su país del Acuerdo de París, el mundo entero no se asumió sorprendido, pero sí indignado ante la evasión de la responsabilidad internacional del segundo emisor más grande del mundo de gases de efecto invernadero. Las consecuencias de esa decisión las pagaremos todos los habitantes del planeta en el corto plazo, pero de manera inmediata los países insulares que bien podrían desaparecer ante el incremento de la temperatura.

Respecto al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, la posición de nuestro gobierno ha sido clara: México está en contra del proteccionismo; en la negociación no aceptaremos imposiciones unilaterales de aranceles ni cuotas de ningún tipo; la incorporación de temas como el de la energía, el comercio electrónico y las telecomunicaciones deben ser considerados bajo una óptica de reciprocidad buscando que los beneficios lleguen a todos los mexicanos.

El TLCAN entre México, Estados Unidos y Canadá ha generado una inercia que no es fácil revertir por la profunda integración de cadenas de valor que existe en sectores como el automotriz y el aeronáutico.

Nuestro país cuenta con opciones ante la posibilidad de que las negociaciones para modernizar ese instrumento comercial no prosperen. Tenemos la posibilidad de establecer acuerdos bilaterales con los estados de la Unión Americana para los que somos un socio estratégico como Texas, California, Michigan, Illinois, Ohio.

Recordemos además que Canadá también ha mostrado disposición para reforzar la relación económica que tiene con México desde que entró en vigor el TLCAN.

Así como el cambio climático es un fenómeno real que solamente el presidente Donald Trump se niega a aceptar, asegurar que el TLCAN no ha sido provechoso para México, Estados Unidos y Canadá es otra forma de negar evidencias.

Como país tenemos un gran potencial para salir adelante. El equipo negociador mexicano tiene claridad en el objetivo a lograr: queremos un TLCAN que democratice beneficios, que mejore la calidad de vida de nuestra gente, salarios competitivos para los trabajadores mexicanos que sean un ancla para la expansión económica. No vamos por menos.

En breve tiempo hemos aprendido que no podemos confiar en Donald Trump. Confiemos en nuestras capacidades y en nuevos actores dispuestos a construir y respetar los instrumentos internacionales.