¿Cómo contratar a la persona correcta?

En la columna de Helios Herrera nos habla de los puntos clave para sumar a los mejores elementos a nuestro equipo de trabajo

¿Cómo contratar a la persona correcta?

Cuando hablamos de formar equipos de trabajo, literalmente “lo barato sale caro”. El éxito de las empresas depende en gran medida del talento de las personas que las conforman, y no me refiero a tener que contratar únicamente a aquellos con un curriculum vitae impecable, sino más bien, seleccionar a las personas adecuadas, tomándolos en cuenta como seres integrales para los puestos adecuados.

Diversas investigaciones han demostrado que el costo de una mala contratación va de entre 1.8 y 2 veces el salario anual del empleado. Además de repercusiones económicas, el impacto para la persona, su entorno y la empresa en general, provocan tensiones y desgastes laborales innecesarios, los cuales, si no se atienden en tiempo y forma, pueden llegar a generar un mayor problema.

Tener un proceso correcto para reclutar a los integrantes de tu equipo de trabajo puede facilitar mucho las cosas y llevarte a contratar a la persona con la experiencia, conocimientos, habilidades y cualidades necesarias, para integrarse de mejor manera y brindarte los resultados que requieres o necesitas, con base en los objetivos de la empresa.

Por otra parte, dentro de este proceso también está, además de contratar al mejor talento, asegurarse de que el candidato comparta la visión, la misión y los valores de la compañía. Sonará muy romántico o filosófico, pero por más que se ajuste el candidato al perfil que se requiere, si no cree en los ideales de la empresa, será un error, porque al final será un trabajador con buenos resultados, pero inadaptado.

El día de hoy te presento las 10 cosas que se deben hacer para contratar a la persona correcta:

  1. Define el perfil. Dejar en claro las responsabilidades y actividades que debe realizar la persona en el puesto a cubrir, facilitará determinar cuáles son los requisitos técnicos o alguna otra característica que deba poseer la persona para cubrir el puesto.   
  2. Transparencia. Tener certeza de cuál es el salario y las prestaciones del trabajo, además de hacer atractiva la oferta. Evita muchos problemas a futuro ya que los candidatos no supondrán ni más ni menos de la realidad. 
  3. Promueve. Elegir los medios y las fuentes de reclutamiento adecuados, de acuerdo al objetivo de la vacante, será un excelente filtro. Determina si es interno, es decir, si puede cubrirse con personal de tu empresa, brindar un ascenso o recolocación de un colaborador, o si debe ser externo, para esto puedes usar anuncios en periódico, redes sociales, portales web especializados, entre otros. 
  4. Conoce a tus candidatos. Antes y durante la entrevista debes tratar de determinar las características de los candidatos, sus puntos más fuertes y sus principales debilidades. Corroborar las referencias también puede ser de mucha ayuda, para conocer sus antecedentes laborales y saber más de su experiencia.
  5. Entrevista técnica. Incluye en tu proceso una entrevista con base en objetivos, resultados, experiencias previas y actitudes. Pregunta sobre los problemas a los que se enfrentó anteriormente y cómo los solucionó, eso te dirá mucho de la actitud ante los problemas que podría enfrentar en tu empresa.
  6. Evalúa. Jerarquiza aquellos que son mejores candidatos para tus objetivos, no necesariamente el candidato mejor “preparado” es el mejor para sumarse a la empresa, depende de los resultados que deseas tener.
  7. No aceleres el proceso. Puede que a la primera no aparezca el candidato ideal para el puesto, inicia el procedimiento nuevamente. Contratar de forma precipitada, trae problemas a la larga y al final en lugar de ahorrar tiempo, se desperdicia más.
  8. Determina una prueba. Puedes aplicar a tus candidatos más aptos un examen, o establecer un contrato eventual del candidato que elegiste, así podrás ver sus habilidades en problemas reales antes de firmar un contrato definitivo.
  9. Deja claros los objetivos y expectativas. El nuevo colaborador debe tener claro el rol que juega en la organización, así como cuáles son los resultados que se esperan de él, las metas y actividades que debe cumplir en determinado tiempo.
  10. Involúcralo. Preséntale a tu organización, debe conocer el gran objetivo de la empresa y las principales áreas de trabajo con las que tiene relación. Guíalo en las actitudes que se esperan de él.

Recuerda que el proceso de selección debe ser integral y no sólo calificar las habilidades profesionales de los candidatos, sino también su calidad como elementos humanos que enriquecerán la cultura laboral. Una vez que hayas seleccionado a los mejores, encárgate de que lo sigan siendo. No te olvides de capacitarlos y fomentar actividades de integración que los haga crecer.

Piensa, reflexiona y actúa.

TE RECOMENDAMOS: