#Confidencial: Estéfano Conde, exvocero de la CFE sería inhabilitado para desempeñar cargos públicos

Estéfano Conde violó la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, al pasar en tan sólo seis meses, de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) a Grupo IUSA.

#Confidencial: Estéfano Conde, exvocero de la CFE sería inhabilitado para desempeñar cargos públicos

Luis Videgaray, canciller mexicano, vivió ayer una jornada agridulce durante la cumbre de la OEA que reunió a sus homólogos de todo el hemisferio. Fue nombrado presidente del encuentro que se desarrolla en Cancún, lo que marcó su bienvenida en el ámbito de la diplomacia continental. Pero el tema de Venezuela y en particular el activismo de su canciller Delcy Rodríguez, fue una piedra en el zapato no sólo de Videgaray sino para la región completa.

Raúl Cervantes, procurador de la República, debió cachar la papa caliente que representan los señalamientos internacionales de que el gobierno mexicano espía a periodistas y activistas sociales, valiéndose de programas cibernéticos adquiridos formalmente para perseguir al crimen organizado. El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, llamó primero a presentar denuncias formales, lo que tornaba al gobierno en juez y parte en este problema. Pero ayer la PGR anunció que el bisoño nuevo fiscal que investiga ataques contra la libertad de expresión, Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, emprenderá una investigación de oficio sobre este tema. Si usted espera resultados concretos de todo ello, mejor tómelo con calma.

Estéfano Conde, quien se desempeñó como vocero de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) durante un prolongado periodo, se asoma a una sanción de inhabilitación para desempeñar cargos públicos pues se incorporó como empleado de IUSA, del empresario Carlos Peralta, lo que le está vedado por ley. IUSA está involucrada en maniobras para monopolizar la venta de medidores a la CFE. Lo que hasta ahora es desconocido es que a Conde se le investiga también por haber autorizado servicios diversos durante su gestión sobre los que, nos aseguran, la autoridad le exigirá pronto aclaraciones.

Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno capitalino, parece dirigirse a un turbulento final de gestión, pues en algún momento entre septiembre y octubre solicitará licencia para separarse del cargo y presentarse como candidato presidencial en los comicios de 2018. El nuevo incidente en su equipo de trabajo, a varios de cuyos integrantes alguien les pidió su renuncia para dotar a Mancera de mayor margen de maniobra, generó una convulsión interna que tiene enfrentados a los principales operadores del funcionario, entre ellos su jefe de Oficina, Julio César Serna; su cabildero central, Héctor Serrano, y su secretario particular y hermano menor del primero, Luis Serna.