Delfines, industria en peligro de extinción

La industria carece de incentivos para seguir alimentando a esos mamíferos por más de 20 años. Mantener cada uno cuesta más de un millón de pesos anuales

Delfines, industria en peligro de extinción

Ahora que vienen las vacaciones, gran parte de la clase media estará comprando fotos con mamíferos marinos, principalmente delfines. Apúrese, porque esta industria que hoy genera más de 15 mil empleos directos, está en peligro de extinción.

En abril, el Partido Verde propuso reformas a la Ley General de Vida Silvestre, que prohibió que esta última generación de mamíferos marinos en cautiverio pueda reproducirse. Sin esta reproducción, se espera que los últimos mamíferos mueran en un horizonte de 30 años.

La industria carece de incentivos para seguir alimentando a esos mamíferos por más de 20 años. Mantener cada uno cuesta más de un millón de pesos anuales. Hoy la industria mantiene 302, con peso y talla superiores a las de los mamíferos en libertad, además de que viven más años y en mejores condiciones.

Los empresarios representados por la Asociación Mexicana de Hábitats para la Interacción y Protección de Mamíferos Marinos no parecen preocupados. Ante las próximas sesiones de la Cámara de Senadores para ratificar la prohibición, no parecen haber hecho más que un par de comunicados. Sus intereses están a salvo, pues las empresas son globales ahora.

Dolphin Discovery, la líder en esta industria, cuenta con delfinarios en Estados Unidos, Italia y El Caribe, así como planes para continuar la expansión. Con los intereses de los empresarios a salvo, los mexicanos debemos preguntarnos por dos temas principales, los 15 mil empleos directos y decenas más de indirectos que la industria produce, y el destino de los animales.

Al gobierno de Quintana Roo, encabezado por Carlos Joaquín González, no parece importarle. La preocupación de un gobierno se plasma en su agenda, en su relación con legisladores, y la iniciativa se aprobó en fast track, alianzas de por medio en el futuro próximo de la elección del Estado de México, la cual se aproximaba. Hasta ahora, el gobierno no ha hecho, ni dicho más.

Por los mamíferos, hay una discusión. La gran mayoría de los mamólogos opina que los animales deben permanecer en libertad en el océano.

Sin embargo, hay evidencia respecto a dos preguntas centrales y que hasta ahora motivaron que organismos internacionales encargados de velar por el Bienestar Animal, hayan aceptado el uso comercial de delfines y otros mamíferos.

La primera es que estos mamíferos nacieron y crecieron en cautiverio. Imagine que usted está en la comodidad de su sala viendo televisión y de pronto unos extraños deciden que pertenece a un mundo prehispánico de guerras y sacrificios caníbales. Es el caso de Keiko, la orca famosa de Reino Aventura, que por virtud de asociaciones ecologistas guiadas por intereses políticos, pereció en el océano de la peor manera.

La segunda pregunta es más egoísta. Los mamíferos marinos pueden ser una fuente para aprender cómo se comportan otros animales con cerebros complejos, y aprendemos muy poco de ellos en libertad. Dados los intereses políticos del PVEM y los comerciales de empresas que muestran sólo interés por desarrollarse fuera del país, esta oportunidad única para la educación de los mexicanos, puede extinguirse. Además de 15 mil empleos directos.