Lo que (definitivamente) no le gusta a las mujeres

Cuando un hombre y una mujer logran superar la etapa en que todo es sexo, acaba por ubicar a las parejas en contextos tangibles que no son del todo convincentes para ambos

Lo que (definitivamente) no le gusta a las mujeres

La atracción física y lo que deriva de ésta, cuando un hombre y una mujer logran superar esa emocionante etapa en la que todo es sexo, sexo y más sexo, siempre acaba por ubicar a las parejas en contextos tangibles que no son del todo convincentes para ambos porque, una vez superada la fase en la que la química lo domina todo, damas y caballeros se ven obligados a reevaluar y a replantear su relación en torno a las virtudes y defectos que presenta esa persona a la que eligieron para intentar construir una relación a largo plazo.

Y sí, ya todos sabemos que cuando se trata del complejo macrocosmos femenino las mujeres ya tienen, a manera de inventario, una kilométrica lista de cualidades que deben reunir esos prospectos a los que eventualmente podrían darles el “sí” definitivo para (como en los cuentos de hadas) vivir juntos y felices por siempre.

Sin embargo, en el lado opuesto de la moneda, las féminas también tienen muy bien identificadas aquellas aristas que bien podrían ser llamadas anticualidades y que, definitivamente, las hacen huir despavoridas en dirección contraria a ese príncipe azul percudido.

Para empezar, podemos considerar que a toda mujer le parece encantador tener un hombre (novio o esposo) varonil, de carácter bien templado y sensible. Pero mucho ojo aquí, porque como dice el aforismo de nada con exceso, todo con medida, a las damas no les gusta pero para nada que su galán sea un adicto al gimnasio y a los músculos inflados; tampoco les agrada que sea intolerante e inflexible, y lo que es peor, no soportan tener que competir con un caballero que les rivalice en cursilería y ramplonería. Así que si tú eres de esos tipos que les da por llorar con las puestas de sol o con el final de la telenovela de moda o cuando ves a un bebé precioso en el súper… ¡olvídalo!, porque ellas odian a alguien que chille más que ellas. ¡Punto!

Otra cosa que no soportan las mujeres actuales es a los hombres codos y tacaños. De acuerdo, vivimos en una época de emancipación femenina, en la que ellas sin autosuficientes e independientes, pero todavía se ve muy mal que salgas al cine, a cenar o a bailar y le propongas a ella que dividan la cuenta, que te dispare las palomitas o que salgas con el ridículo y falso argumento de que “olvidé mi cartera en el otro saco ¿me prestas para pagar cuenta?”. Ni se te ocurra hacer algo así porque eres hombre muerto, ¡literal!

No te muestres indiferentes hacia los problemas cotidiano de esa mujer a la que aseguras amar con locura. Sí, ya sabemos que muy pocas son capaces de charlar profundamente sobre temas deportivos o el óptimo funcionamiento de los gadgets de moda. Sin embargo, cuando estés con ella, aunque sea de manera fingida pero préstale total atención a lo que te esté contando sobre esos “asuntos de mujeres” que te quiere compartir. Aprende a escucharla, mírala con atención y aunque en tu cabeza sólo puedas retener la trama del capítulo más reciente de “Los Simpson”, convéncela con tu actitud y tu lenguaje corporal que si le estás haciendo caso.

Otra cosa que las mujeres no toleran de sus hombres es que sean sucios, descuidados y fachosos. Cuida al máximo tu aspecto personal aunque ya tengas 8 años de casado con ella porque ese detalle influye mucho al momento de que una chica se decide a ser infiel. Asea a diario tus dientes cuando estés en casa, no traigas puestas todo el día esas horribles chanclas y bajo ninguna circunstancia creas que la pijama es el uniforme del diario y que puedes usarla todo el mes completo. Siempre ten buenos modales frente a ella y también usa un vocabulario educado.

Obviamente, sobra decir que cuando estés con ella jamás voltees a mirar a otra mujer, no atiendas a tus galanas por el teléfono celular cuando estén juntos y bajo ninguna circunstancia te quieras hacer el donjuán con sus amigas.

¿Les quedó claro?

Y no olviden que todos jueves a punto de la medianoche y los domingos a la 1:00 de la madrugada los espero en su programa “Exclusivo Para Hombres”, que se transmite por Telefórmula (por favor chequen su sistema de cable preferido para verificar nomenclatura del canal).