¿Qué candidato se requiere rumbo a 2018 ante la coyuntura nacional e internacional?

Discursos vacíos, ausencia de propuesta, perfiles cuestionables y conflicto de intereses forman parte de un coctel que ya no tiene cabida en la sociedad mexicana

¿Qué candidato se requiere rumbo a 2018 ante la coyuntura nacional e internacional?

Grandeza política, visión, honestidad, capacidad probada y liderazgo para resolver los grandes problemas de México son atributos con los que deberá contar aquél aspirante que desee convertirse en Presidente de la República en 2018.

Los últimos procesos electorales han evidenciado que la sociedad está harta de la clase política. Ciudadanos y gobierno no están coincidiendo. Existe una crisis de credibilidad hacia el oficio que desempeña el político.

Discursos vacíos, ausencia de propuesta, perfiles cuestionables y conflicto de intereses forman parte de un coctel que ya no tiene cabida en la sociedad mexicana.

Durante los últimos años se ha trabajado en dotar a México de reformas de gran calado que nos permitirían insertarnos en un mundo muy competitivo, en el que están coexistiendo posiciones neo proteccionistas con otras que han optado por el libre comercio.

También caracteriza al mundo actual un crecimiento inusitado de desplazamientos humanos por causas sociales, económicas y ambientales.

A los ingredientes anteriores hay que agregar la incertidumbre que significa la actual presidencia de Donald Trump en Estados Unidos.

Una mirada hacia nuestro propio país implica aceptar que persiste pobreza; corrupción; violencia derivada del crimen organizado; contaminación ambiental; falta de transparencia gubernamental; un sistema de justicia frágil; 122.3 millones de habitantes que reclaman la democratización de los beneficios del libre comercio y vivir en condiciones de seguridad.

Ante esta coyuntura nacional e internacional se requiere de un líder y de un proyecto. De una agenda y de propuestas concretas que se acompañen de los qué y de los cómo lograr lo que se pretende.

El candidato ideal rumbo a 2018 también debe tener claridad en que una vez que la campaña electoral concluya, habrá que saber ejercer el poder, conciliar y gobernar.

Tiempos muy interesantes tendremos enfrente. La ciudadanía se ha hecho escuchar. Es hora de que los políticos sepamos estar a la altura de la circunstancia.