La historia continúa, la generación transa

Roberto Sandoval, gobernador de Nayarit, comienza a sudar frío al conocer que es investigado por la PGR por nexos con el narcotráfico y lavado de dinero

Por David Olivo

Roberto Sandoval, gobernador de Nayarit, se integró recientemente a la célebre generación de políticos del PRI que acompañaron a Enrique Peña Nieto en diversos momentos de su administración. Al igual que Javier y César Duarte y Roberto Borge, este mandatario forma parte del nuevo PRI, el que extinguió a los dinosaurios, pero nunca pudo sepultar su otro sello, el de la corrupción.

Al igual que al resto de la generación de la transa, Sandoval comienza a sudar frío al conocer que es investigado por la PGR por nexos con el narcotráfico y lavado de dinero. Su más cercano colaborador, el fiscal Édgar Veytia Cambero, fue detenido en marzo en San Diego, acusado de conspirar con otras personas para distribuir e introducir drogas a Estados Unidos.

Tras su detención y encarcelamiento, en México comenzaron a salir a la luz verdaderas historias de terror del exfiscal Veytia, como el hecho de que tras el abatimiento el 9 de febrero de Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H2”, líder del cártel de Los Beltrán Leyva, quería regalarle al gobernador Roberto Sandoval la propiedad asegurada a este capo: una residencia de tres plantas, dos cúpulas y un enorme patio con una alberca, en la colonia Lindavista de Tepic.

El regalo tenía como fin que Sandoval continuara dándole ‘manga ancha’ para sus negocios y defenderlo ante el gobierno federal, el Ejército y la Marina.
Amigo de Alfredo Beltrán Guzmán, “El Mochomito”; Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H2”, y compadre de políticos como el actual gobernador Roberto Sandoval, Veytia se apoderó de todo lo que quiso y si alguien se resistía aplicaba el peso de su ley, es decir, levantones, secuestros, extorsiones y despojos.

Además de este fiscal incómodo, Roberto Sandoval enfrenta una serie de acusaciones y desaprobación social que han minado cualquier intento de dejar el gobierno nayarita en paz.

Entre las acusaciones destaca la de poca transparencia y enriquecimiento ilícito. A dos meses de dejar el cargo no ha presentado su declaración patrimonial, de interés y fiscal en la plataforma ciudadana 3de3 del IMCO, por lo que se desconoce cómo fue que Sandoval, de la noche a la mañana, se hizo de ranchos, casas, cabezas de ganado y terrenos.

Además, entre los pendientes que heredará Sandoval al Gobernador Electo Antonio Echevarría destacan la generación de empleos y abatir la pobreza.

Según el Inegi, el 40.5% de la población nayarita no tiene acceso a servicios básicos como agua, vivienda, drenaje, entre otros, mientras que la entidad registra una de los mayores porcentajes de desempleados en todo el país.

La ciudadanía nayarita se hartó afortunadamente de Sandoval y lo castigó el 4 de junio pasado. En esta entidad, el PAN ganó y logró nuevamente la alternancia. Damián Zepeda, secretario general panista, lo dijo en reiteradas ocasiones previo a la jornada electoral: Acción Nacional mantendrá la persecución de aquellos gobernadores que hayan violado las leyes, que se hayan enriquecido ilegalmente y se hayan aliado con el crimen organizado.

Al igual que Borge, los Duarte, Yarrington, Villanueva Madrid, Fausto Vallejo, Jesús Reyna y Rodrigo Medina, Roberto Sandoval presumía su amistad con Peña Nieto y orgulloso posó en la foto que pasará a la historia como la generación de la transa, la generación del nuevo PRI, disfrazado de estadistas, pero cuya ambición los arrastró hasta enriquecerse ilegalmente. Ahora, todos ellos enfrentan (o enfrentaron) cargos penales y permanecen presos en el extranjero, en espera de su extradición.

En Nayarit no habrá cacería de brujas, únicamente el PAN aplicará la ley.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo