El motor más vivo que nunca: ¡Viva Goodwood!

Usted y yo seremos testigos del cambio tecnológico más importante del automóvil en lo que llevamos de conocerlo sobre la faz de la tierra.

Consiste en imaginar un teléfono de discos en los ochentas, a un teléfono inteligente; es más, les decimos ahora teléfonos e inteligentes, pero no son ninguna de las dos cosas, son dispositivos que nos ayudan a conectarnos con todo y a la hora que nosotros queremos, así como inteligentes con cerebro no, pero sí por medio de sistemas, se aprenden todo nuestro actuar.

Pero… y la pasión del manejo, déjeme decirle que acabo de vivir el Festival de la Velocidad de Goodwood y la pasión por el manejo de artefactos de cuatro ruedas y dos ruedas está más viva que nunca y esto –debo decirlo– en todas las generaciones, es como una pasión heredada, si bien nos gustarán los eléctricos e híbridos, también nos encantará seguir prendiendo los motores a gasolina, y esto por muchas décadas más aunque los tratemos como hoy a los GoKarts que sólo vamos y podemos usar en una pista dedicada, así pasará en décadas por venir con los autos 100% de gasolina, pero mientras tanto debo decirle que el gusto por el manejo, por una afición y diversión a todo lo que tenga cuatro ruedas, así exista el manejo autónomo, la conectividad a la red o el auto compartido, siempre estará ahí, es como la escritura y las computadoras, o el cine y el Internet, todo convive y esta pasión seguirá por décadas y décadas, el deporte no desaparece se fortalece y déjeme decirle que el deporte motor perdurará, así como los clásicos, la innovación y los eléctricos.

Así nosotros como clientes decidiremos por tecnología y valor. Un conglomerado que lleva hacia adelante a la industria automotriz, quizás diremos nuestro vehículo inteligente por todo lo que nos ayudará a hacer, pero el olor a llanta quemada, ese no creo que desaparezca de las pistas.