¿La falta de Fiscal y magistrados perjudicará la aplicación del Sistema Anticorrupción?

A México la corrupción le cuesta al menos 100 mil millones de dólares al año; muchos ciudadanos consideran, por desgracia, que es ya parte de la maquinaria económica y un engranaje del sistema de justicia

Por Mariana Gómez del Campo

Según la Oficina contra la Droga y el Delito de la ONU, la corrupción es un complejo fenómeno social, político y económico que afecta a todos los países del mundo y que perjudica a las instituciones democráticas, desacelera el desarrollo económico y contribuye para la inestabilidad política. La desigualdad social es la fuente más clara de corrupción.

La ineficiencia en el servicio que las entidades prestan al público reduce su calidad y, por consiguiente, crea estímulos tanto para que cliente ofrezca dinero a cambio de la obtención del servicio como para que el funcionario se involucre en este tipo de transacciones. Este fenómeno se agrava si va aparejado de una falta control o fiscalización sobre los funcionarios públicos que les permite un campo de acción mayor.

Según Transparencia Internacional, a México la corrupción le cuesta al menos 100 mil millones de dólares al año; muchos ciudadanos consideran, por desgracia, que es ya parte de la maquinaria económica y un engranaje del sistema de justicia que hace que “las cosas funcionen”. Dicen equivocadamente algunos, que los mexicanos tenemos una altísima tolerancia a la corrupción; pienso lo contrario, nos indigna que esto ocurra y apreciamos que como nunca antes los medios de comunicación sean la ventana a través de la cual conocemos estos hechos y también por medio de la cual exigimos justicia. Lo delicado de la situación es que son muchos frentes abiertos por lo que esta batalla debe librarse en distintas arenas de forma simultánea: gobierno, sistema político, empresas e incluso en los mismos hogares. Lo que es un hecho es que todos tenemos algo qué hacer para dejar de ocupar el lugar 123 de 176 países en el Índice de Percepción de la Corrupción.

En ese sentido, celebro que una propuesta del PAN se haya vuelto realidad en 2015: la creación del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), encabezado por un Fiscal independiente y la creación de las instancias de revisión de los casos junto con los magistrados anticorrupción, todo ello es una gran herramienta para revertir la situación.

La Fiscalía Anticorrupción fue establecida para la persecución de delitos de corrupción y como un órgano complementario al SNA, dedicada a la sanción y criminalización al igual que la investigación en actos de corrupción y la rendición de cuentas. Dentro de este Sistema se cuenta con un Comité Coordinador responsable de los mecanismos de coordinación en el SNA.

Es lógico que si no se cuenta con los titulares de los órganos del SNA, la lucha contra la corrupción seguirá siendo una mera simulación, tal y como lo vimos en la investigación de la Casa Blanca. Uno de los principales instrumentos para acabar con este fenómeno es demostrar que quien la hace la paga, es decir, que no hay impunidad. Hoy, pareciera que ni los casos con más resonancia pública son sancionados lo cual es un aliciente para que este cáncer se propague.

Como muestra un botón, hace unos días, el Instituto Nacional Electoral confirmó que se rebasaron los topes de gastos de campaña en Coahuila erogando 25.2 millones de pesos cuando el máximo eran 19.2 millones, esto se configura como una causal para anular esa elección, sin embargo, el INE decidió no ir al fondo del caso y desatendió las anomalías. ¿No es acaso también corrupción violar las reglas electorales para ocupar cargos públicos? ¿No es esta la puerta de entrada para tener más casos como el de Duarte, Moreira, Yarrington o Borge?

Desde el Congreso no queremos darle la vuelta a la página como está acostumbrado el PRI a hacerlo. No caeremos en el juego de aprobar leyes para después apostarle a la amnesia ciudadana. La aplicación del Sistema Nacional Anticorrupción ya se está dando, debemos hacer todo para que cumpla sus objetivos. Nos estamos jugando mucho como país.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo