10 cosas que hacer antes de los 30… o tantito después

La columna de Helios Herrera nos enlista las claves para planificar un buen futuro sin tantas complicaciones

Por Helios Herrera

Cuando somos jóvenes en lo único que pensamos es en comernos el mundo, en vivir el momento al máximo sin pensar ni siquiera en lo que nuestros actos puedan generar en los próximos minutos después de hacerlo. En pocas palabras, nos enfocamos en el presente y todo lo demás pareciera no importar lo suficiente, al grado que lo dejamos totalmente de lado.

De repente en un abrir y cerrar de ojos, nuestra juventud es sólo un recuerdo y nos vemos situados en el mundo “adulto” que nos habían contado que existía, pero ni sabíamos cómo se come ni cómo andar por él.

El mundo actual es un cúmulo intensivo de constantes exigencias en todos los ámbitos que podamos plantear, hoy en día no es raro ver a niños con gastritis, egresados altamente preparados con salarios muy bajos, tasas de interés altísimas y un sinfín de situaciones que hacen que, obligatoriamente, nuestros jóvenes se vean obligados a considerar aspectos más allá de lo que su energía ve en el hoy.

No me refiero a que tú que estás leyendo esto, o si eres mamá/papá de hijos jóvenes, tengan que angustiarse a partir de hoy y ser unos pequeños adultos maduros y conscientes del mundo que deben afrontar; muy por el contrario, lo único que quiero es ayudarte a ver que hay cosas que se pueden y deben hacer en la juventud para conseguir beneficios para la vida adulta.

  1. Stop a los gastos. Tendrás que decir adiós a esas compras de pánico e impulsivas, gasta sólo en lo realmente necesario. La ropa sí se puede reciclar, no es necesario estrenar cada fiesta, te prometo que no hay relación entre la supervivencia humana y los atuendos a la moda.
  2. Cuida tu salud. Todo lo que comas, la crema que no uses, el alcohol que bebas se verá reflejado más adelante. El cuerpo es realmente lo único que nos pertenece en esta vida, si es la maquinaria con la cual existimos lo menos que podemos hacer por ella es darle un buen y continuo mantenimiento.
  3. Invierte. Es el momento preciso para tomar riesgos, no importa en lo que sea, el objetivo es experimentar el tema. Existen mil y un oportunidades para hacerlo, lo importante es que estés bien informado y puedas tomar decisiones asertivas que te lleven a buenos resultados. No sólo me refiero a invertir dinero, invierte también tu tiempo en cosas productivas que te hagan crecer.
  4. Ponte metas. El futuro no está tan alejado, debes establecer claramente hacia dónde vas y lo que debes hacer para llegar. No te esperes a tener que elegir dónde trabajar, plantéate tu futuro a mediano, corto y largo plazo desde ya y con esa visión vive tu vida.
  5. Historial crediticio. Manejar adecuadamente una tarjeta de crédito, será una gran herramienta para algún préstamo o crédito. Te aseguro que por lo menos una vez te atrasarás en un pago o gastarás más de lo pensado, pero sólo así entenderás un poco el funcionamiento de los bancos, finanzas, etc.
  6. Esfuérzate. La vida no es sencilla y todo cuesta, así que ponte las pilas y mete todo tu empeño en construir lo que deseas. Por supuesto que a veces es mejor la fiesta que tener que trabajar, pero cuanto más pronto empieces mejor será para ti, mete tu esfuerzo en todas las oportunidades que tengas y agota tus energías, porque créeme sí se agotan.
  7. Diversifícate. Aunque tengas un trabajo fijo, concéntrate en hacer pequeños negocios paralelos que te den más ingresos. Pareciera que la regla es, salir de la preparatoria, elegir (dificilísimo) qué estudiar, graduarte y conseguir un empleo; pero déjame decirte que va mucho pero mucho más allá, identifica tus talentos y explótalos. Por ejemplo, si estás estudiando arquitectura, pero desde chiquito tu mamá te enseñó la receta familiar secreta del panqué de naranja, vende panqués los fines de semana. Opciones hay miles.
  8. Vive. No te olvides de tu presente, aunque proyectes a futuro goza tu día a día con experiencias que llenen tu alma. Por supuesto que cada etapa tiene su magia y hay que saber aprovecharlo, el objetivo no es ser una maquinaria preparándose para el futuro, sino encontrar el equilibrio en todo y para todo.
  9. Ahorra. Por supuesto que tendrás que apretar todos tus gastos y estilo de vida, estable para qué lo haces y será más fácil. Ya sea la despedida de soltera de las amigas, aquel viaje soñado a Europa, cambiar el coche; no importante tanto el para qué, sino que adquieras el hábito del ahorro.
  10. Piensa tu retiro. Si lo que quieres es un futuro tranquilo y sin preocupaciones, establece hoy cómo hacerlo. Tarde o temprano va a llegar el momento y aunque a veces es un tabú y queremos evitarlo, por tú bien dale una revisada al tema y ponte las pilas.

Piensa, reflexiona y actúa.

Helios Herrera.

TE RECOMENDAMOS:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo