En estas vacaciones: enséñale finanzas personales a tus hijos

La recompensa será inmensa y lo estarás llevando al camino de la libertad financiera

Por GBM

Luis Kentzler

Product Manager de GBMfondos

@GBMfondos

¿Qué tan diferente hubiera sido nuestra vida si desde pequeños nos hubieran enseñado a relacionarnos con el dinero? Y es que a veces, incluso ya de adultos, nos sigue saliendo caro aprender a llevar unas finanzas sanas. Lo cierto es que la forma más efectiva de aprender es haciéndolo y equivocándote para saber cómo no hacerlo la siguiente vez.

Dicho esto, ¿cómo podríamos ahorrarles a nuestros hijos este camino empedrado que ya hemos recorrido? La respuesta está en las etapas de vida.

Cuando tus hijos van en kínder y primaria:

• Usa un frasco para que ahorre. El hecho de que sea transparente es importante para que vea su progreso en el tiempo y se convierta en una motivación hacia adelante para seguirlo haciendo.
• Sé un ejemplo. Estará observándote así que es básico que encuentre en ti una imagen de una relación sana con el dinero. Si puedes, ten tu propio frasco y ahorra al mismo tiempo con él.
• Enséñale en cada oportunidad que las cosas cuestan dinero. No diciéndole el monto que es necesario pagar, sino haciendo referencia a su frasco con lo que tal vez aún no le alcance para algo que quiere.

Cuando tus hijos son adolescentes

• Cuéntales sobre el ‘Costo de oportunidad’, que en términos simples no es más que: cuando eliges hacer una cosa estás dejando de hacer otras, y eso cuesta. ‘Si te compras ese videojuego, ya no vas poder comprarte la bicicleta’ o de cualquier otra forma para que entienda que sus decisiones tienen impacto en otras áreas de su vida.
• No les des domingo sólo porque es domingo. Haz que el domingo sea ganado por hacer algo extra en la casa, como ayudarte a arreglar algo descompuesto. De esta forma entenderán que el dinero no crece en los árboles y tiene que ser ganado. Nunca recompenses con dinero las tareas cotidianas de la casa, ya que esa es su obligación y podrías generar un mal vínculo hacia el dinero y sus responsabilidades y rol en la familia.

Cuando hayan pasado la adolescencia:

Esta etapa es probablemente la más crítica. Si logras resultados en las dos etapas anteriores, lo que sigue debería ser relativamente fácil. De lo contrario, puede que se encuentre con algunas de las mismas piedras que tú te encontraste en el camino hacia unas finanzas sanas.

• Ayúdalo y empújalo para que busque aprovechar su tiempo, sobre todo en momentos de tiempo libre como las vacaciones. Esto para que consiga una forma de generar dinero, aunque sólo sea para pagar sus propios gustos.
• Explícale lo más que puedas sobre el funcionamiento de las tarjetas de crédito, específicamente que un préstamo no debe ser visto como dinero extra sino como dinero caro. Si es posible, préstale dinero tomando algo muy valioso para él en garantía.

Aunque todo lo anterior suene fácil, hacerlo de forma constante no lo es tanto. Pero si logras ser constante, la recompensa será inmensa y lo estarás llevando al camino de la libertad financiera. Créeme, tu hijo te lo agradecerá cuando sea grande.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo