Los ex gobernadores acusados

Desde el año 2000, una veintena de ex gobernadores han sido acusados por autoridades mexicanas o extranjeras por actos de corrupción

Por Héctor Escalante

Desde el año 2000, una veintena de ex gobernadores han sido acusados por autoridades mexicanas o extranjeras, investigados, procesados o absueltos. Parece ser que la justicia contra los ex gobernadores corruptos también llegó con la democracia. Tenemos que reflexionar que con alternancia podría haber justicia. No venganza electoral, sino justicia.

Aunque la Federación está obligada en perseguir los delitos, la justicia en los estados procede de acuerdo a las victorias o a las derrotas electorales, dependiendo si gana o pierde la oposición. Si el partido en el gobierno local retiene la gubernatura no habrá ningún ilícito, “sí somos del mismo partido no hay corrupción que perseguir”, debiera ser un dicho de campaña.

Por ello, los gobernadores en funciones hacen todo lo posible porque gane su partido en las campañas: desvío de recursos, uso de programas sociales, compra de votos, movilización de funcionarios, todo para evitar que llegue un candidato opositor y sean investigados.

Tan sólo en las elecciones de 2016 los tres ex gobernadores priistas acusados Roberto Borge, Javier Duarte y César Duarte fueron imputados por sus sucesores de oposición en campaña. Carlos Joaquín, en Quintana Roo; Miguel Ángel Yunes, en Veracruz; y Javier Corral, en Chihuahua. Aunque hoy parece una promesa de campaña meter a la cárcel al gobernador anterior, hay que reconocer que los mandatarios entrantes han empujado por que sus antecesores enfrenten la justicia. Sin la información que han presentado no habría acusaciones.

El endeudamiento desproporcional en esos tres estados durante los periodos de esos ex gobernadores es notable: en Veracruz, se incrementó la deuda 24 mil 276.1 millones de pesos; en Quinta Roo, 12 mil 405 millones de pesos; y, en Coahuila, 42 mil 453 millones de pesos. ¿Cuánto de ese dinero se destinó a educación o combate a la delincuencia? ¿Cuánto de ese dinero se lo quedaron los ex gobernadores? Cada año vemos que se persiguen más ex mandatarios, el siguiente paso es recuperar lo que se han robado, esa también es obligación de las autoridades.

La lista.

En la cárcel están los priistas Javier Duarte y Flavino Ríos, de Veracruz, (este último en arresto domiciliario); Mario Villanueva, de Quintana Roo; Andrés Granier, de Tabasco; Jesús Reyna, de Michoacán; y el panista Guillermo Padrés, de Sonora, se entregó. Detenidos en el extranjero los priistas Tomas Yarrington, de Tamaulipas, y Roberto Borge, de Quintana Roo.

Sujetos a proceso bajo amparo el panista Armando Reynoso, de Aguascalientes, y el priista Rodrigo Medina, de Nuevo León. Investigados el priista Fidel Herrera, de Veracruz, y Gabino Cue, de Oaxaca. Investigados por autoridades extranjeras los priistas Humberto Moreira, de Coahuila y Eugenio Hernández, de Tamaulipas. Prófugos los priistas Jorge Juan Torres, de Coahuila, y César Duarte, de Chihuahua

Exiliado el perredista Marcelo Ebrard, de la CDMX. Absueltos los perredistas Juan Sabines, de Chiapas; Narciso Agúndez, de Baja California Sur; Pablo Salazar, de Chiapas; y el ex priista Óscar Espinosa, ex jefe del departamento del Distrito Federal.

Basta de gobernadores que presumen 400 pares de zapatos como en Tabasco, de deudas desmedidas en los estados como la de Coahuila, o de creaciones de bancos para desviar recursos como en Chihuahua. Historias que parecen sacadas de alguna serie de ficción, pero que son parte de la realidad que vivimos todos los días en nuestro país.

Últimas palabras

El Frente Amplio Opositor que presumen Ricardo Anaya y Alejandra Barrales no tiene pies ni cabeza. Ingenuidad pensar que las bases de los partidos aceptarán a alguno de sus aspirantes, lo deseable sería que impulsen a sus liderazgos internos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo