Abran paso, el rey llega de nuevo

"Hace unos años estuve en Chicago para ver el fenómeno que representaba un grupo de bachata llamado Aventura"

Abran paso, el rey llega de nuevo

Siempre he creído que hay artistas que nacen con estrella, con brillo, con ángel que se les nota desde que empiezan, desde sus comienzos surgen como venidos de la nada, pero conquistan países enteros en cuestión de días, de horas. Sus canciones son escuchadas por millones, rompen récords, acaban con lo establecido, sus giras de conciertos recorren el mundo, llenan en cuanto lugar se presentan, venden millones de boletos y sus fans son para toda la vida, crecen con ellos, son de culto.

Hace unos años estuve en Chicago para ver el fenómeno que representaba un grupo de bachata llamado Aventura. El lugar era una arena para unas quince mil personas y estaba abarrotada. El show, de más de dos horas de duración, significó un continuo himno para los fanáticos que no dejaron de cantar ni un momento. Debo reconocer que la bachata no es lo mío, pero quedé impresionando por dos cosas: el ambiente y el carisma arrasador del vocalista y líder de la banda quien era un chico llamado Romeo Santos, al que tuve la oportunidad de saludar y de notar lo sencillo, pero seguro, que se notaba. Entonces reconocí “estoy frente a una estrella”. No sabía cuándo ni cómo, pero estaba seguro de que lo vería en solitario causar el mismo efecto que con su grupo y así fue. No hace falta ser un genio ni nada parecido, los que tenemos una vida en esto de producir y ver shows en vivo lo notamos pronto.

Años más tarde, tuvimos la oportunidad de conseguir que Romeo Santos hiciera el único festival de radio gratuito que ha hecho en México: el concierto EXA que lo presentó como su gran estrella en el 2013 en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México, para casi 20 mil personas y la escena me confirmaba lo que había venido a mi mente en Chicago: estaba frente a una estrella. Fue una verdadera locura. En esa ocasión, los mexicanos cantaron y cantaron las canciones del, para entonces ya entronado, Rey de la Bachata, y de ahí su crecimiento ya no se detuvo. Romeo es un fenómeno de la música, su bachata conquista, su personalidad enamora, sus conquistas llegan rápido, como romperle el número uno en airplays en los Estados Unidos a Despacito el mega éxito de Luis Fonsi y Daddy Yankee, por fin viene alguien sin reggaetón a ocupar los primeros lugares de las listas de popularidad pues ese género es un recurso que estrellas como él no lo necesitan, que no pierden su esencia nunca.

Romeo Santos viene a México la próxima semana, estará en nuestro país los días tres y cuatro de agosto presentando su más reciente material discográfico llamado Golden del cual ya suena su segundo sencillo llamado Imitadora. Durante su visita, hará dos firmas de autógrafos, entrevistas de radio, televisión, prensa y, sobre todo, tendrá la oportunidad de atender a sus fans.
El hombre que lo ha ganado todo viene a seguir sembrando, viene consciente de que en la vida no puedes parar, no te puedes confiar. En la vida, los éxitos se sudan y esperamos que en este caso no pare nunca de seguir avanzando y satisfaciendo a sus seguidores con los pies en la tierra como lo hacen los grandes, esos que nunca los separan del suelo.

El rey viene a nuestro país con el compromiso de dejar todo listo para luego pasar con su gira y seguir poniéndonos a cantar, bailar y sudar, que no pare la bachata y que nos llenemos de su Golden como lo hemos hecho con sus discos anteriores.