Homicidios: “rayos que no cesan”

Cerca del 95% de los homicidas son hombres. Y también son hombres casi ocho de cada diez son asesinados

Homicidios: “rayos que no cesan”

Los homicidios son una tragedia. Como lo decía Miguel Hernández, “un manotazo duro, un golpe helado, un hachazo invisible…,un empujón brutal”.

Dolor, tristeza y resentimiento generan en las familias de la víctima. También en lo social resultan trágicos por el entorno de miedo, por la vulnerabilidad, por la incertidumbre que generan; más, si el crimen se mantiene impune, como sucede en un gran cantidad de casos.

Como en otra ocasión lo he referido, cerca del 95% de los homicidas son hombres. Y también son hombres casi ocho de cada diez víctimas de homicidio.

En el caso de los homicidios que son cometidos por compañeros íntimos, o por familiares, estos se cometen mayoritariamente contra las mujeres. Casi dos tercios de las víctimas en estos casos, son mujeres. Así, mientras una gran proporción de mujeres víctimas pierden la vida a manos de conocidos, a la mayoría de los hombres los asesinan personas que no conocían.

¿Cómo está el panorama en América Latina? Honduras es el país con la tasa de homicidios más alta. Casi 75 defunciones por homicidio por cada 100 mil habitantes. ¡Una barbaridad! Queda más claro si se contrasta con países europeos que tienen una tasa de 2 asesinatos por cada 100 mil habitantes.

Recientemente lo señalaba El País: Latinoamerica es una de las regiones más mortíferas del mundo en cuanto a asesinatos. Tiene casi el 10% de la población mundial pero contribuye un tercio de todos sus homicidios.

En México, durante el 2016 se registraron 23 mil 953 homicidios en México. Es decir, una proporción de 20 homicidios por cada 100 mil habitantes a nivel nacional, tasa que es superior a la registrada en 2015 que fue de 17 homicidios por cada 100 mil habitantes (Cfr. INEGI 2017)

Los estados con más homicidios son Colima, con 82 homicidios por cada 100 mil. Le sigue Guerrero con 71 y Chihuahua con 47. Los que menos tienen son Yucatán con 3 homicidios por cada 100 mil, Aguascalientes 4, Hidalgo, Querétaro y Tlaxcala con 7.

Dos últimas ideas entorno a la cifras sobre homicidios. Estas estadísticas son muy importantes para comprender qué tan dañado se encuentra el tejido social. En el mismo sentido, son útiles —por todas las conductas negativas asociadas al homicidio— para pulsar el ambiente de seguridad y justicia de un país. No se me ocurre un país que, con una alta tasa de homicidios, vaya por buen camino, tenga buenos mecanismos educativos, adecuado estado de derecho, etc.