Frente Amplio Opositor, ¿para qué?

Aún no sabemos cómo se decidirá a la candidata o candidato, ni quiénes lo van a elegir y bajo qué criterios

Frente Amplio Opositor, ¿para qué?

Cada día crece más el debate sobre el Frente Amplio Opositor, sin embargo, hoy no sabemos si es contra el PRI, contra López Obrador, contra ambos o contra ninguno. Tampoco sabemos cómo se decidirá a la candidata o candidato, quiénes lo van a elegir y bajo qué criterio. No tenemos idea de qué es el Frente Amplio Opositor, ni para qué es, esa es la realidad.

Se anunció, por primera vez, de manera atropellada en una conferencia de prensa de Alejandra Barrales y Ricardo Anaya, líderes del PRD y PAN, respectivamente, en medio de la elección más importante de este año, la del Estado de México, elección en donde no iban en alianza, por cierto.

En su momento el PRD sacó un comunicado negando un anuncio anticipado sobre el Frente con el PAN, el PAN tuvo que decir que era una posibilidad que exploraría, AMLO señaló que eran paleros de la mafia del poder. Militantes del PAN y del PRD manifestaron su desacuerdo, al menos acusando falta de información, pareciera que el anuncio se dio más por casualidad que por estrategia. Comenzó mal.

El fin de semana hubo reuniones convocadas por distintos personajes para hablar del Frente Amplio. En Chihuahua, Javier Corral convocó desde Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo hasta Ricardo Anaya, Santiago Creel, pasando por Alejandra Barrales, Jorge Castañeda y Agustín Basave. En la CDMX asistieron casi los mismos, pero se sumaron los gobernadores del PRD Graco Ramírez, Silvano Aureoles, Arturo Núñez y Miguel Mancera, también Emilio Álvarez Icaza y José Rosas Aispuro. Quien no estuvo invitada fue Margarita Zavala, la aspirante mejor posicionada del PAN y del propio Frente, según encuestas. Pareciera que en el PAN y en esos foros no la ven o no la quieren ver.

En verdad todos estos políticos están pensando en el mejor candidato de oposición, es pregunta. O son agendas personales de unos queriendo impulsar a algún candidato en particular y la apuesta de la sobrevivencia electoral de PAN y PRD vista desde sus trincheras. A partir estos encuentros cada quien ha declarado lo que quiere, no hay un vocero, no hay líneas. Por lo que hemos leído y escuchado pareciera que sí es un frente amplio contra el PRI, también contra López Obrador, lo que nadie sabe es cómo se tomarían las decisiones y cuáles son los interlocutores para debatir, nadie sabe tampoco cómo elegirán candidato ni mucho menos cuáles son las opciones que el grupo de “notables” tomarán como aspirantes válidos.

Las alianzas son necesarias, PAN, PRD o Movimiento Ciudadano han hecho ya varias exitosas en las últimas elecciones a gobernador, no es menor unirse para vencer en las urnas a partidos que siempre han gobernado algún estado o para ser una opción frente a la demagogia de algún partido político. Si es contra Andrés Manuel López Obrador que se diga, hay razones suficientes para tener un Frente Amplio contra AMLO, la mayor parte de los votantes no lo quieren. Si es contra el PRI, también hay razones para que sea así, hay un desgaste enorme en el ejercicio de este gobierno. Que nos digan de qué va.

El Frente Amplio no era una mala idea, la posibilidad de construir alianzas contra un grupo político es muy válido. La política es también construir acuerdos y alianzas frente a los adversarios y sus diferencias ideológicas. Sin embargo, lo que pudo ser una buena idea se convirtió en un “Frankenstein” de intereses personales, disfrazado de aparentes buenos deseos. Nosotros sin tener claridad de para qué necesitamos un Frente Amplio y ellos sin saber si los ciudadanos lo quieren, sería bueno que nos tomaran en cuenta.

Últimas palabras

Viene la 22 Asamblea del PRI. La mesa de Guadalajara, dicen, será la más interesante. Ahí se quitarían o no los candados para darle luz verde a José Antonio Meade.