Lluvia de egoísmo

Lo decepcionante sigue siendo cuando los niveles de agua bajan. Cuando vemos que sí hay alcantarillado, pero que está completamente bloqueado

Lluvia de egoísmo

Por: Claudia de la Fuente

¿Cómo les amaneció el día? Ojalá hayan cargado paraguas y algo más con qué cubrirse porque sigue el pronóstico de lluvias. De hecho, que nos “agarren confesados” el día que no salgamos con paraguas, que en Monterrey “nunca se sabe” y hay que estar alerta de todo.

Porque ya ves ¡qué lluvia la que nos cayó desde el lunes! Y eso que apenas comienzan las temporadas. Nos quedamos sorprendidos por el complicado capítulo de estos días, con decenas de autos arrastrados por la corriente en Santa Catarina, camionetas volcadas en Monterrey, panorámicos desgarrados por las principales avenidas, gente atrapada en las corrientes de agua y un aeropuerto con hangares deshechos en Apodaca.

¿Verdad que suena aparatoso? Lo decepcionante sigue siendo cuando los niveles de agua bajan. Cuando vemos que sí hay alcantarillado, pero que está completamente bloqueado… ¿por basura?

Los municipios tienen la responsabilidad de limpiar, pero no de recoger nuestro mugrero. Al menos en Santa Catarina y Monterrey, después de la lluvia, se levantaron 80 toneladas de basura.

Una vez entré al área común de un edificio que visitaba para un proyecto de publicidad. En su pared había un amable letrero: “En esta empresa hay empleados de servicio, pero no son tus sirvientes. Recoge tu basura”. Y me lo quedé para siempre. ¡Qué filosofía tan simple y cierta!

¿Díganme si no es verdad? Qué egoísmo, indiferencia y apatía la que mostramos cada vez que estiramos la mano fuera del auto, del camión o del taxi para tirar nuestras sobras, “porque acabo de lavar el carro”. Qué frialdad, ensimismamiento y mal ejemplo mostramos cuando lo hacemos delante de las “esponjitas” que llamamos hijos. Esas que todo absorben, que casi todo se quedan y que casi todo replican.

¿Qué nos falta para ser mejores en la convivencia social, para no olvidar que compartimos tierra con millones y es la única que tenemos? ¿En serio nos tiene que pasar a nosotros? ¿Tenemos que perder para entender? No nos deshumanizemos, no perdamos conexión con la tierra que tenemos y la ciudad que nos ha arropado desde hace meses, años o toda la vida.

Eso en lo que a nosotros compete; pero el lado frío señala, por parte de expertos en ingeniería civil, contamos con sistemas de alcantarillado obsoletos, viejos e insuficientes en casi todos lados. ¿Dónde quedó la planeación? ¿Y quienes ahora están al frente, acaso no saben de los errores existentes en la ciudad? ¿O es que no está en la lista de prioridades? Y se entiende, pero nada justifica que en esta ciudad hay tantos problemas que deben ser prioridad; pero en definitiva, no podemos estar a la expectativa de que las tragedias “lluevan” cuando cae la lluvia.