Martí Batres y sus 100 propuestas para rescatar la ciudad

Postula que de ser jefe de Gobierno retomaría las reuniones diarias con el gabinete de seguridad, en las cuales participarían los alcaldes de las 16 delegaciones

Por César Cravioto

Martí Batres Guadarrama presentó el proyecto intitulado “Cien propuestas para rescatar la Ciudad de México”, en el cual advierte que aunque la capital se convirtió en el laboratorio de las transformaciones más avanzadas del país, hoy vive en el límite de su viabilidad.

Desde la capital, subraya el presidente del Comité Estatal de Morena, se ha demostrado que puede construirse un camino distinto. Mientras en el ámbito nacional se han perdido derechos, en la ciudad se han conquistado derechos sociales universales y civiles nuevos.

En contraste, advierte:

“En los últimos años, la ciudad ha vivido estancamiento y retroceso. La inseguridad ha repuntado, la movilidad está colapsada, hay un desorden urbano generalizado, escasea el agua, hay una política fiscal agresiva, el derecho de reunión se encuentra amenazado y la contaminación atmosférica ha aumentado”.

En lo tocante a inseguridad Batres enfatiza la necesidad de enfrentarla sin medias tintas. Por eso postula que de ser jefe de Gobierno retomaría, como en su momento lo hiciera López Obrador, las reuniones diarias con el gabinete de seguridad, en las cuales participarían los alcaldes de las 16 delegaciones.
Y una decisión fundamental:

“Instituir la figura de jefe de Policía de la Ciudad de México, para establecer la responsabilidad política administrativa general del secretario de Seguridad Pública, subordinada al secretario, alentando así la carrera policial y un mejor comportamiento de los mandos policiacos”.
La seguridad, sostiene, debe lograrse con el apoyo de los habitantes de esta gran urbe. Por ello se compromete a realizar cada seis meses una evaluación ciudadana de la seguridad.

Y anticipa que propondrá la desaparición del cuerpo de granaderos. Al respecto, explica: “Los policías que actualmente se dedican a perseguir la protesta social y a violentar a los manifestantes serán quienes persigan a los asaltantes”.

Martí Batres dice que la erradicación de la corrupción debe marchar de la mano del combate a la inseguridad. Por consiguiente, indica que se buscará que políticos y funcionarios que cometan sobornos o corruptelas no tengan posibilidad de burlar la ley al pagar su libertad con los recursos que se roban.

Por eso plantea emprender una campaña para erradicar la extorsión de los funcionarios de gobierno contra empresarios, desarrolladores, comerciantes y la población en general.

En lo tocante a movilidad destaca la necesidad de adquirir mil unidades nuevas de RTP para reactivar las rutas que fueron desmanteladas. Y explica que una buena política de movilidad debe ser acompañada de un plan de desarrollo urbano en beneficio de toda la población y no sólo de los desarrolladores.

Batres Guadarrama afirma que evitará que el suelo y la vivienda se encarezcan y que eliminará el predialazo. “En la ciudad tenemos contribuyentes cumplidos”, dice, “no abusaremos de esto para imponer cantidades elevadas de predial, tampoco se crearán nuevos impuestos para castigar al ciudadano”.

Batres se compromete a luchar por el equilibrio social y ecológico. Apunta, al respecto: “Ningún parque desaparecerá para construir desarrollos o megaproyectos”.

También promete consultar a vecinos de colonias, pueblos y barrios sobre los proyectos de alto impacto en sus comunidades para respetar los usos de suelo y la vocación y tradición de los habitantes de la capital.

Batres Guadarrama insiste en que su principal objetivo es el bienestar social, por lo que luchará para que tanto el programa de mejoramiento barrial como el de comedores comunitarios y la pensión a los adultos mayores alcancen la universalidad.

Destaca que el agua es un elemento necesario para el bienestar de la comunidad ya que brinda sustentabilidad y viabilidad futura. Por tanto, en modo alguno permitirá su privatización.

“Construiremos, por lo menos, un sistema de captación de agua de lluvia hacia el subsuelo en cada una de los mil 500 pueblos, barrios, colonias y unidades habitacionales”.

A manera de conclusión, rescato el ideal de ciudad que Martí Batres quiere construir de la mano de los ciudadanos:

“Veo a la ciudad como el espacio del bienestar social y la democracia participativa; la solidaridad, la fraternidad y la diversidad; el conocimiento, la cultura y la innovación; la prosperidad económica, el trabajo y el progreso social; la igualdad de derechos, la igualdad de géneros, la igualdad social; la libertad de empresa, la libertad individual y la libertad política. El lugar de la paz y la tranquilidad”.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo